Cómo planchar una camisa

Si te estas preparando para esta temida tarea, no te preocupes, planchar una camisa no es tan complicado.

Cómo planchar una camisa

Planchar camisas

Si eres de los que no planchan la camisa por miedo a que se arruinen con un mal planchado, sigue las siguientes indicaciones básicas y podrás cumplir la tarea sin problemas.

"Si la camisa está muy arrugada, ayúdate con el vaporizador, pero sin exagerar, es útil que esté algo húmeda, pero no mojada."

Consejos para el planchado de camisas

Primero algunos truquitos:

  • Si la camisa está muy arrugada, ayúdate con el vaporizador, pero sin exagerar, es útil que esté algo húmeda, pero no mojada.
  • No la planches si aún está mojada, quedara con feo olor.
  • Mientras estés planchando una parte, cuida que la otra cuelgue por el costado de la tabla, para evitar que se arrugue lo ya planchado.
  • Cuando termines, cuélgala de una percha y coloca el primer botón en su ojal, así evitarás que se deforme el cuello.

Pasos para planchar una camisa

Lo importante en todo esto es el orden del planchado:

Cuello y puños: Primeramente debemos planchar el cuello, de ambos lados, y luego pasar a los puños. Estos se planchan abiertos, del derecho y del revés. El cuello y puño los podemos planchar protegiéndolos con un trapo para evitar brillos.

Mangas: Ahora, pasamos a las mangas, las estiramos bien, tirando del puño para que se marquen bien las tablitas y planchamos de los dos lados. Si es necesario, hay que tirar de la costura para que no se hagan arrugas.

Delantera y espalda: Para finalizar, la delantera y la espalda, acomodando bien sobre la tabla para que queden sin una sola arruga.

Seguir