7 Señales para Saber si una Persona es Falsa

Persona con una máscara. La gente falsa suele tener varias conductas comunes

Detectar a personas falsas te ayudará a lidiar con cada compañero de trabajo, y ahorrarte disgustos en lo personal.

© Depositphotos.com/Elnur_

Si buscas una manera de detectar a personas falsas, entonces esta nota es justo lo que necesitas. Presta atención a estas señales y mantente atento en todos los ámbitos de tu vida.

¿Cómo es una Persona Falsa?

Si vemos hacia nuestro pasado seguramente veremos que, si tan sólo hubiéramos aprendido a saber si una persona es falsa, nos hubiéramos evitado malos tratos, disgustos, quizás discusiones y hasta algunas pérdidas. Estos seres están en todos lados: en el trabajo, en la escuela, en el gimnasio, e incluso a veces dentro de nuestros propios círculos sociales y familiares, o hasta pueden ser nuestros "amigos". Por eso, aprender algunas maneras eficientes de detectarlas puede ahorrarnos esas malas “inversiones” de nuestro tiempo.

Presta atención a las siguientes conductas para identificar a la gente falsa, a veces sutiles y a veces evidentes, y tenlas en cuenta en todas tus relaciones.

7 señales para reconocer a una persona falsa

Es sabido que en el ámbito laboral a menudo las intenciones son algo ocultas, y que no podemos confiar ciegamente en los demás: es una carrera que todos queremos ganar. Pero también puede que notes estas conductas en personas de otros ámbitos, donde la falsedad no tiene una intención de avance profesional sino que responde a una cuestión personal. Prestar atención a estas señales y luego haz un análisis más profundo:

1. La confrontación: En general, las personas genuinas prestan atención al punto de vista de los demás, y pueden o no estar de acuerdo. En todos los casos, expresarán claramente su posición. Por otro lado, la gente falsa rara vez está en desacuerdo (o, al menos, no se expresan de tal modo), e incluso cuando hay dos puntos de vista opuestos en una misma conversación.

"La gente falsa busca agradarle a todos los presentes, incluso si luego de la reunión hablan mal de esas mismas personas a quienes intentaron agradar en un principio."

Te puede interesar: Cómo identificar una Falsa Amistad

2. El respeto: Los seres genuinos pueden intentar obviar el contacto con quienes no sean de su agrado, sin embargo, actuarán con respeto a los demás, mientras que las personas falsas sólo actúan con respeto ante quienes consideran con poder. Vale decir: actúan con desdén con el mozo que les sirve el café, o con el aprendiz de su oficina, pero son atentas con su supervisor, e incluso cambian su enfoque cuando llega el jefe.

3. La necesidad de atención: Las personas genuinas no buscan agradar a todos o, en tal caso, no se esmeran demasiado por hacerse pasar por “amigos de todos”. Por su parte, la gente falsa busca caerle bien a todos los presentes, incluso si luego de la reunión hablan mal de esas mismas personas a quienes intentaron agradar en un principio. Además, en cualquier ámbito harán lo posible por atraer la atención, ya sea hablando en un tono de voz algo más alto que el necesario, riendo a carcajadas, o de la manera que sea.

4. La vanidad: Las personas falsas suelen vanagloriarse de todo lo que son, lo que tienen y lo que logran (sea grande o pequeño), y lo comentan en un relato en el que siempre son los protagonistas de la historia. Incluso cuando hablan de algo sucedido a otra persona, relatan los hechos de un modo en el que todo haya sido gracias a ellos.

Persona riendo con desdén a espaldas de los demas. Las personas falsas suelen actuar de esta manera

Las personas falsas gustan del chismorreo y, aunque intentan agradar a todos, no dudan en hablar mal a sus espaldas.

© Depositphotos.com/pressmaster

5. Las habladurías: Las personas genuinas, como vimos, a menudo se expresan claramente, sea en agrado o en desagrado, mientras que las falsas suelen intentar agradar a todos, y ni bien termina la reunión aprovechan la oportunidad para hablar mal de los ausentes. También suelen estar en cada habladuría de pasillo y en cada chismorreo en el que puedan participar.

6. Las promesas: Una manera fácil de saber si una persona es falsa es prestar atención a sus palabras, en especial cuando hablan con miras al futuro: mientras que los genuinos pueden presentar proyectos y planes, los falsos en general se enfocan sólo en los planes, en las metas que prometen cumplir, y de un modo quizás algo exagerado. Un ejemplo claro es el de las campañas políticas en épocas de elecciones: mientras que un candidato “genuino” propondrá una meta de crecimiento económico del 1% en una temporada, el falso prometerá un crecimiento del 10% en el mismo tiempo, una promesa imposible de cumplir, con total desconsideración por el valor de su propia promesa.

7. La generosidad: Por último, otra forma de reconocer a la gente falsa es prestar atención a sus actos de solidaridad, generosidad y bondad. Así como el falso no se esmera por tratar con respeto a quienes considera “por debajo” de su nivel, tampoco se mostrará generoso con los demás salvo que tenga una agenda oculta. “Te ayudo en lo que me pides, pero luego de que tú me ayudes con este informe de trabajo”.

"La persona falsa actúa con desdén con el mozo que les sirve el café, pero es atenta con su supervisor, e incluso cambia su enfoque cuando llega el jefe."

Presta atención a estas conductas y, si las notas, analiza cuáles son las verdaderas intenciones de ese colega o ese compañero de trabajo. Saber tratar a la gente falsa puede ser más sencillo de lo que piensas, tan sólo analizando sus comportamientos en cada ámbito de interacción.