El Peligro de Probar Muchas Comidas en un Viaje

El sueño de todo turista es probar las comidas típicas del lugar durante las vacaciones... ¡sin tener indigestión! Por ello es importante saber de qué manera comer mucho y bien.

Consejos para probar comidas en el extranjero. Cómo evitar problemas con las comidas en un viaje. Conoce los peligros de las comidas en el extranjero

© Depositphotos.com/remzi1977

Comer todo tipo de alimentos durante las vacaciones es un hábito que los turistas no pueden evitar.

La Comida en los Viajes

No hay dudas de que queremos probar muchas comidas en un viaje, pero a veces podemos sufrir ciertos malestares u ordenar menúes que no nos gustan o no estamos muy seguros de su preparación. Los platillos que podemos encontrar durante las vacaciones nos permiten conocer más sobre la cultura local, la manera de preparar la comida como hace cientos de años, los restaurantes típicos, los ingredientes más usados, etc.

Cuando vamos de viaje queremos probar todo aquello que nunca hemos tenido el honor de degustar. Seguramente familiares o amigos que fueron a ese lugar nos recomiendan cierto plato... y no podemos decirle que no a nada. Pero... ¿y la indigestión? Ese terrible dolor de estómago (también acompañado de náuseas, vómitos, diarrea, etc) que nos puede arruinar el viaje es lo más temido.

Debes conocer los peligros de probar muchas comidas y cuidarte desde antes de salir de casa. Luego en el destino, no atiborrarte de cosas por el simple hecho de que están en la mesa... ¡Recuerda que no es tu última cena!. Si eres de comer mucho o te encanta probar alimentos y preparaciones nuevas, también debes tener en cuenta que en otro país se utilizan ingredientes que pueden afectar tu estómago.

Tips para probar muchas comidas en un viaje sin indigestión. Cómo probar muchas comidas durante las vacaciones en otro pais

Para evitar los peligros de las comidas en un viaje debemos consumir alimentos que sepamos qué ingredientes llevan.

© Depositphotos.com/jackmalipan

Tips para probar muchas comidas en vacaciones

Puedes disfrutar de la gastronomía de cada sitio que visites sin enfermarte. ¿Cómo?. Siguiendo estos consejos para cuidarte de las comidas en el extranjero:

Presta atención al agua: Es uno de los factores cruciales porque se usa para preparar todo tipo de platillos (o para lavar los ingredientes). No olvides que en muchas zonas del planeta el agua no es 100% potable, esto quiere decir que sólo debes consumir vegetales cocidos y beber agua embotellada. Ten cuidado con los cubos de hielo que te ofrecen en los restaurantes, si bien la gente local está acostumbrada a ese agua tu no... y puede ocasionarte diarrea, vómitos, dolor de cabeza, fiebre.

Come pocos picantes: En países como México o India utilizan una gran cantidad de especias que seguramente nunca has probado en tu vida. Si el picante no es algo habitual en tus platillos, pide que le pongan menos cantidad (para empezar). Es decir, que no puedes comer la misma cantidad de picante que un residente porque no estás acostumbrado... No olvides tener una botella con agua mineral al lado por si te toca en suerte algún bocado con una ración importante de picante. ¡Aumentará la temperatura de tu cuerpo y tu cara quedará roja como un tomate!

Evita alimentos crudos: Si bien puede sonar perfecto una fruta comprada en el camino si vamos a un lugar muy caluroso, no sabemos de dónde proviene ese zumo o colación, si ha sido lavada (y con qué agua), etc. Pregunta si el agua es potable a la zona donde vas, y evita consumir alimentos crudos, sobre todo en puestos callejeros.

Bebe con moderación: Si has elegido un hotel all inclusive para tus vacaciones seguro que te ha encantado la idea de la “barra libre”. Pero atención con ello, porque puede ser un arma de doble filo. Seguro querrás disfrutar de varios tragos en la piscina o después de comer. Ten en cuenta que las mezclas no son recomendables para nadie y menos para alguien que no tiene “cultura alcohólica”. También presta atención a la cantidad de alcohol que se le añade a las bebidas. Por ejemplo, el vodka, el tequila o el ron, que se añade a los tragos en Rusia, México y Cuba (respectivamente), puede ser superior a lo que estás acostumbrado. Si bebes de más no sólo la resaca te impedirá disfrutar de tu viaje al otro día, sino que también serás más vulnerable a robos o a perderte en un sitio que no conoces.

No seas ingenuo con lo que comes: Si has decidido ir a un país donde es común comer en una feria o puesto callejero, evita elegir platillos que se ven o huelen bien... ¡mucho menos basarte en el precio únicamente!. Puede ser algo que luce delicioso y quieres probarlo... pero después resulta que son saltamontes fritos o cualquier otra cosa que te daría asco de sólo pensarlo. No siempre se pueden probar algunas comidas, por más de que tengas miles de opciones a tu alrededor. Averigua cuales son los ingredientes que contiene antes de comprarlo y llevarlos a tu boca.

Por último, recuerda respetar tus hábitos y horarios. No quieras hacer 8 comidas diarias porque estás aburrido o porque mientras vas caminando por la calle hay puestos que te ofrecen todo tipo de menúes. A su vez, no pretendas amoldarte a la rutina de los residentes. Si ellos comen un desayuno con huevos fritos y tocino o con frutas tropicales... tu no tienes que seguirles el ritmo.

No olvides estos consejos para probar comidas en vacaciones... sin que la indigestión te juegue una mala pasada y te arruine tu estancia.

Escrito por: Yamila Papa Pintor