Cómo organizar una metodología de ahorro en familia

El presupuesto familiar no tiene por qué ser siempre manejado por los padres: Toda la familia puede ser partícipe de la metodología de ahorro y manejo del dinero.

Cómo planificar el ahorro en familia

Cómo organizar una metodología de ahorro en familia
Todos pueden participar en la planificación de la economía familiar

Todo la familia en la planificación del ahorro

La planificación de la economía familiar, así como el establecimiento del presupuesto, no es algo que ha de quedar exclusivamente en manos de los padres: toda la familia puede participar. Por ello, es importante saber dialogar abiertamente al respecto, para que cada uno pueda dar su opinión y proponer nuevas ideas que fomenten la economía y el ahorro desde sus propias perspectivas.

Hay temas y gastos que en algunas familias será más importantes que en otras, según sus dinámicas, sus gustos y también sus costumbres. Los niños pequeños, los hijos adolescentes, padres, abuelos y todos los integrantes deberían tener la palabra, ya que a menudo las mejores ideas provienen de las mentes menos expuestas al mundo de las finanzas.

Elegir el método de ahorro

Se debe establecer la tipología de ahorro a aplicar, ya sea un ahorro por emergencia o uno tendiente a un objetivo (por ejemplo, para las vacaciones familiares). Luego, dependiendo de las características propias de las familias, podremos insertarnos en categorías de ahorradores más específicas. Entre ellas, las tradicionales son:

  • Ahorradores inversores: Ahorran pero invierten sus ahorros en fondos y otros
  • Ahorradores gastadores: Ahorran, pero gastan lo ahorrado cotidianamente, en gustos y lujos
  • Ahorradores estrictos: Ahorradores que no persiguen un fin determinado, sino el mero ahorro
  • Ahorradores con metas fijas: Son quienes ahorran en pro de un objetivo a corto o mediano plazo

Determinar la metodología de ahorro no es tarea liviana. Debemos establecerla y luego mantenerla, dando en especial el ejemplo a los más pequeños. Esto permitirá una mejor comprensión y valoración al uso del dinero.

El ahorro como aprendizaje

Debemos permitir que los más pequeños y los hijos tomen responsabilidades de ahorro, dejando que ellos mismos exploren sobre el valor del dinero en el mundo real, haciéndolos partícipes en las compras cotidianas, en el manejo del presupuesto y en los gastos esporádicos, incluyendo los suyos.

Ante una situación especial, como una crisis o una eventualidad, también podemos participar a los niños en las decisiones que los adultos tomen, aunque la decisión final será de los mayores responsables.  Pero comentarles y hasta consultarles sus opiniones no sólo los vinculará de mejor manera, sino que también evitará malos entendidos y fomentará el aprendizaje mediante la experiencia, desde temprana edad y para toda la vida.

"A menudo las mejores ideas provienen de las mentes menos expuestas al mundo de las finanzas."

'

"Debemos permitir que los más pequeños y los hijos tomen responsabilidades de ahorro, dejando que ellos mismos exploren sobre el valor del dinero."