Cómo organizar un bautismo

El bautismo es por demás especial. Es una celebración de alegría, en familia y con amigos, cargada de emociones. Por eso, aquí aprenderemos a organizar la ceremonia perfecta, y sin salirnos del presupuesto.

76% de votos positivos

Pasos previos para celebrar un bautismo

Los preparativos para celebrar un bautismo o bautizo deben comenzar desde dos a tres meses antes. Si vas a bautizar a tu hijo en tu Iglesia o Parroquia, sólo deberás pedir el turno adecuado, y consultar sobre los requisitos del lugar. Si vas a hacerlo en otro lugar, debes pedir una autorización a tu párroco. Ya con este permiso, preséntate en la otra Iglesia y solicita el turno.

Cómo celebrar el bautismo. Invitaciones para el bautizo. Pasos previos para celebrar un bautismo.

© Depositphotos.com/romrodinka

Tips para preparar un bautismo.

Tanto los padres como los padrinos deben haber sido bautizados y confirmados, aunque algunas Iglesias permiten sólo el bautismo en padres y padrinos, solicitando se realice un cursillo previo para "refrescar" la importancia de la fe en la vida de la familia. Ya elegidos tus padrinos, pídeles que tengan a mano sus certificados y libretas (de bautismo, confirmación y de familia o matrimonio, según sea el caso), y ten tú también las tuyas a mano.

Invitaciones para el bautizo

Los invitados serán del círculo íntimo de la familia, como los abuelos, tíos, primos y amistades más próximas. Puedes invitarlos de palabra (por teléfono, por email o en persona) o bien imprimir tarjetas para enviar o entregar, a tu elección. Recuerda hacerlo al menos una semana antes del día de la ceremonia.

Cómo prepararse para el día del bautismo

Asegúrate de tener la ropa del bebé y un cambio (por las dudas) listos para el momento especial. No olvides la cámara fotográfica y, si quieres ahorrar el costo de un fotógrafo, pide a los invitados que lleven sus cámaras y a algún amigo que se acerque al pilar al momento del bautismo, para consagrar la ocasión en imagen.

También recuerda llevar contigo los certificados y libretas mencionados, y los requisitos de la Iglesia elegida. Algunas solicitan el acta de nacimiento y el acta matrimonial para el bautismo.

Haz que tu bebé duerma una siesta y se alimente antes del bautismo, para evitar su mal humor y los llantos. Comienza desde una semana antes a modificar su esquema de sueño, de modo que esté despierto y feliz en brazos de sus padrinos.

"Los invitados serán del círculo íntimo de la familia, como los abuelos, tíos, primos y amistades más próximas."

Cómo celebrar el bautismo

  • Luego de la Iglesia se saluda a los asistentes invitados, y se les entrega (si prefieres) un recuerdo de la ocasión especial, de modo que quienes se retiren a sus casas lleven consigo el obsequio. Pueden ser estampitas o algún souvenir a tu elección, haciéndolos unos 10 días antes del bautizo.
  • También se pueden entregar estos recuerdos en la celebración, y el lugar del evento puede ser en casa o en un salón, dependiendo del presupuesto. Para mayor comodidad, deja todo listo desde el día anterior. En una ceremonia de bautismo no habrá bailes ni música, pero sí debe haber comidas, bebidas y decoración.
  • El menú dependerá del horario del encuentro, pueden ser bocadillos o simplemente dulces para disfrutar junto a una taza de té o de chocolate. Dispón de una mesa amplia, con mantelería blanca, con todas las comidas y servilletas o platos, y una torta al centro. Por tradición, se eligen los colores blanco y amarillo para el pastel, en fiel testimonio de la ocasión.
  • Para la decoración puedes seguir la misma temática: globos blancos y amarillos por doquier, en ramilletes, impresos con el nombre de tu bebé o con imágenes religiosas, o bien en tonos perlados y planos. Los globos son una genial manera de decorar, pues son fáciles de colocar y muy económicos.
  • Finalmente, recuerda mantener la simpleza y la alegría entre los invitados. Es una ocasión para el disfrute y el encuentro, así que los nervios y las organizaciones exageradas no tienen lugar aquí. Disfruta de tu bebé y de las visitas, como si fuese un gran almuerzo familiar.

"Los preparativos para celebrar un bautismo o bautizo deben comenzar desde dos a tres meses antes."