Métodos Naturales para Reducir el Dolor

Una molestia, un movimiento repetido, un golpe o una condición de salud pueden beneficiarse de estos métodos alternativos para aliviar el dolor, sin recurrir a analgésicos y drogas que, aunque eficientes para el objetivo inmediato, pueden terminar por tener malas consecuencias. Reducir el dolor usando recursos naturales es algo que definitivamente querrás probar, y que una vez que lo integres a tu vida cotidiana, ¡cambiará tu vida!

Te puede interesar: Cómo hacer Remedios Caseros para los Calambres

Primero, conoce la fuente del dolor

Antes que nada, lo más importante es conocer la causa de los síntomas. Recuerda que los fármacos analgésicos sólo tratan la molestia, es decir: los tomas, te sientes de lujo, pero no atiendes la causa real de tu condición. De un modo algo similar, estos métodos poco convencionales serán efectivos para eliminar un síntoma de un modo mucho más gentil con tu cuerpo, pero no por ello debes olvidar que los síntomas son una señal de advertencia que te da tu cuerpo para avisarte que algo no está del todo bien.

Si te has golpeado accidentalmente, o si te excediste en tus actividades físicas en el gimnasio, por ejemplo, seguro ya sabes cuál es el origen de tu dolor. Pero una jaqueca que aparece de pronto sin una causa aparente necesita un análisis. Busca la solución más propicia en cada caso. No subestimes las señales que te da tu cuerpo: a veces una breve consulta con el médico puede ser el primer paso en la cura de una condición de salud que desconoces.

"No olvides que los síntomas y el dolor son una señal de advertencia que te da tu cuerpo para avisarte que algo no está del todo bien. No subestimes los indicios y visita a un médico."

Métodos alternativos para reducir el dolor

Cada caso será distinto. Por ejemplo, si tienes una jaqueca por haber estado al sol o gritando en un concierto, una buena cura será simplemente tomar una ducha o un baño caliente, y recostarte en una habitación oscura, fresca y silenciosa. Un golpe que te hayas dado en una pierna con el borde de la mesita de café encontrará su mejor alivio simplemente colocando una bolsa de hielo durante unos 20 minutos. Confía en tu cuerpo: él sabe cómo curarse a sí mismo, sin la necesidad de tomar fármacos peligrosos.

En todo caso, estos son algunos remedios caseros y completamente naturales para reducir el dolor, cuando sea que los necesites. Lo mejor es que no debes beber infusiones de extraño sabor, sino hacer algunas de estas acciones fáciles!

1. El amor todo lo puede: Aunque suene algo cursi, sentirnos amados libera en nuestro ser hormonas y químicos naturales de la felicidad y del bienestar. Si tienes a un ser querido a tu lado, pídele un abrazo y una caricia (incluso puedes tener intimidad con tu pareja). Si estás a solas, acaricia suavemente la zona adolorida y date a ti mismo un abrazo. ¡En verdad funciona!

Métodos naturales de aliviar el dolor. Cómo reducir el dolor de manera natural. Métodos poco usuales para combatir el dolor

Insultar es una manera simple de aliviar el dolor fácilmente… ¡pero elige el momento en el que uses esta técnica!

© Depositphotos.com/NunoMt

2. Escucha música: Elige tu música favorita, o sólo enciende la radio y canta lo que sea que escuches. Esta actividad es relajante, enfoca tu mente en las palabras que dices o en lo que escuchas, y también te ayuda a lidiar con diversos tipos de dolor. ¡Y es sensacional!

3. Frota la lesión: Nuestra respuesta natural a un golpe o a un dolor es frotar la zona, y no es porque sí. Así propiciamos en nuestro cuerpo ciertas respuestas a los estímulos táctiles que activan la circulación, modifican la temperatura de la zona, ayudan a eliminar las toxinas y libera los líquidos retenidos, reduciendo así el dolor.

4. Insulta: Muchos estudios afirman que insultar y decir palabrotas puede ayudarnos a lidiar con el dolor, provocando una catarata de hormonas en nuestro sistema y acelerando nuestro ritmo cardíaco. Además, ¿quién no se beneficiaría de decir alguna que otra grosería cuando estamos a solas y pateamos accidentalmente la pata de la mesa de noche?

5. Muévete: Aunque duela, y aunque sea algo incómodo, no te quedes quieto ante la presencia de dolor. Prueba con caminar, bailar, subir y bajar la escalera y pon en movimiento tu cuerpo. El aumento del ritmo cardíaco y de la respiración ayudará a purificar la sangre y activará tus sistemas naturales contra el dolor.

"Aunque duela, y aunque sea algo incómodo, no te quedes quieto ante la presencia de dolor. Prueba con caminar, bailar, subir y bajar la escalera y pon en movimiento tu cuerpo."

6. Ríe: Así como insultar a rienda suelta te ayuda a reducir el dolor, también lo hace reír a carcajadas. Además, la risa propicia la liberación de aún más hormonas de la felicidad, y cambia el enfoque de tu mente. ¿No tienes de qué reír? No hay problema: sólo da una risa falsa y forzada. En el cerebro, funcionará de una manera bastante similar a la real.

Puede que al principio dudes sobre la eficacia de estos métodos naturales para reducir el dolor, pero una vez que los pruebes verás de primera mano cuán efectivos son.