Cómo mejorar el comportamiento de un perro

La educación del perro requiere de mucha paciencia y buen uso del sistema de castigos y premios. Aquí te explicamos algunos detalles para mejorar el comportamiento de nuestra mascota.

85% de votos positivos

Cómo mejorar el comportamiento de un perro

Cada perro es, tal y como cada persona, un ente independiente, con sus propias características, sus gustos y prioridades, sus propios ritmos de aprendizaje y de percepción e interiorización de conceptos. Por ello, no existe un sistema inequívoco de adiestramiento canino, sino que debemos adaptar cada técnica a nuestro propia mascota.

Hay quienes permiten a sus animales vagar libremente, sin darles entrenamiento. Hay, también, quienes eligen implementar sistemas de castigos crueles, que incluyen golpes, collares de ahorque y collares de choques eléctricos. Sin embargo, para mejorar su comportamiento debemos dar una enseñanza al animal, y no de forzar conductas que, a la larga, podrían llevar al perro a rebelarse contra su amo.

Podemos implementar, por ejemplo, el sistema de castigos y premios. Este consta de premiar al perro durante el aprendizaje con simples palmadas y caricias, y no con alimentos, pues esto no daría un buen reflejo de enseñanza. Los castigos, por su parte, deben ser simples retos. Bastará con una palabra, algún gesto o un tono de voz dominante para explicar al animal sobre su mal comportamiento o su error. La mano del amo debe acariciar, y nunca castigar: las palmadas son para las caricias y para los juegos, y nunca para los castigos.

Sin embargo, comprendemos que hay animales que, en un estado de excitación, desconocen las restricciones. Es entonces cuando el castigo debe incluir un susto leve. Podemos utilizar papel de diario (periódico) enrollado, ya que el ruido que este material produce llama la atención de los canes. Aunque mucho se ha dicho de golpear al animal con un periódico enrollado en el hocico, nosotros recomendamos golpear con el periódico sobre el piso o algún mueble, para producir ruido sin atacar directamente al animal.

Otra técnica de "susto" que nos ayudará a mejorar su comportamiento, es colocar algunas monedas dentro de una lata metálica. Ante una mala acción de la mascota, agitaremos la lata y su ruido capturará su atención. Utiliza esta técnica para desviar la atención del animal, y no para provocarle una amenaza o un miedo profundos, ya que el perro podría asustarse demasiado y reaccionar en su defensa. Debe ser un ruido llamativo, pero que no lo aturda. Recuerda que los animales no se dejan llevar por el volumen de tu voz, sino por el tono usado: es más efectivo un tono severo a volumen normal, que un grito desaforado.

El agua es un castigo eficiente, ya que bastará con rociar unas gotas sobre el rostro del animal para que detenga una mala acción. Sin embargo, no se recomienda mojar a animales pequeños, ni a los de pelaje abultado, y nunca durante el invierno o la época fría. Esta es una técnica que debe ser usada si las circunstancias lo permiten.

Escrito por: Eugenia