Sociedad
Una mamá que trabaja, ¿mito o realidad?

Las mamás de hoy en el mundo laboral

Las mamás de hoy son capaces de participar del mundo hogareño y del laboral, con facilidades de todo tipo que se están abriendo de a poco.

18/10/20 por Eugenia

Las mamás que trabajan tienen doble desafío en su día a día.

Mamás que trabajan

Despertar, vestir a los niños, darles su desayuno, enviarlos al colegio y partir al trabajo, donde nos esperan 50 personas a nuestro cargo. Salir de la oficina a tiempo para retirar a los pequeños de la escuela y preparar la cena, mientras se ordena la casa y se planifica una agresiva estrategia de fusión corporativa con una empresa extranjera. ¿Es sólo un mito, o es una posibilidad?

Atrás quedaron los días en los que la economía permitía a ambos padres del grupo familiar salir a trabajar y crecer en el mundo de los negocios, mientras una nana y un ama de llaves se encargaban de los hijos y de las tareas del hogar. Incluso en tiempos difíciles en los que las damas perciben sueldos inferiores a los de los hombres por trabajos de igual exigencia, hoy miles de mamás de todo el mundo deben convertirse en súper humanos que se encargan, con igual dedicación, de dos mundos paralelos y simultáneos, como lo son la familia y el trabajo.

No se trata de una cualidad paranormal ni de nada más que la necesidad. Hoy sabemos que aquél refrán de que “quien mucho abarca, poco aprieta” puede ser falso en este ámbito. Es que los ingresos insuficientes obligan a esta cualidad, necesaria para la subsistencia de quienes quieren formar su familia y mantenerla con comodidades.

Papá o mamá, pero con tranquilidad

Iniciado en la década de 1990, con mujeres que vestían trajes y cargaban con sus maletines, y hasta nuestros tiempos, hoy las empresas se amoldan a esta cualidad cultural presente en nuestras vidas. Guarderías de día en la oficina, días libres para asistir a las necesidades médicas y académicas de los niños y muchas facilidades permiten que las mujeres se desenvuelvan a la perfección en los negocios, sin dejar de lado su faceta familiar.

Se trata de una movida adecuada, y además beneficial para la corporación: cuando las mamás y los papás que trabajan pueden tener la tranquilidad de que sus niños están en buenas manos, dedican su concentración al trabajo, a diferencia de quienes deben pensar en la nueva nana o en dejar a sus hijos en compañía de extraños, preocupados y desconcentrados con su actividad.

"Hoy, las empresas se amoldan a esta cualidad de las mujeres de participar de la vida familiar y laboral por igual."

"Las padres que trabajan cuentan hoy con numerosas herramientas para lograr su cometido de atender a ambos planos simultáneamente."

Herramientas para toda necesidad

Las padres que trabajan cuentan hoy con numerosas herramientas para lograr su cometido de atender a ambos planos simultáneamente. Desde ordenadores, teléfonos y tablets con conexión permanente hasta cámaras web y dispositivos de seguridad para custodiar a sus niños, hasta electrodomésticos programables que funcionan aunque no haya nadie en casa. Hoy la tecnología nos acompaña a favor, permitiendo que, con sólo un poco de previsión, podamos solucionar de antemano los posibles inconvenientes de la vida diaria.

Cuando antaño debías llegar a casa con tiempo suficiente para hacer las compras y preparar los alimentos, hoy los restaurantes y  tiendas de abarrotes permiten compras online y medios de pago digitales, que se amoldan a tu agenda y no a la inversa. Sumado a la flexibilidad de las corporaciones de vanguardia y a la asimilación de conceptos fundamentales, como delegar empleos y trabajar en equipo, es posible ser mamá, ama de casa y personalidad del mundo corporativo sin dejar nada librado al azar, y sin dejar de atender a lo que realmente importa en la vida de una mujer o de un hombre encargado de sus hijos.

Cómo ser mamá y salir a trabajar

Trabajar y ser mamá al mismo tiempo

Si fuiste mamá hace poco, y también dentro de poco te toca volver a trabajar, te contamos un secreto: no eres la única.

Te gusta esta nota?