Cómo hacer para madurar a los tomates

  • Lo primero que hay que hacer es conservar los tomates sin madurar en un lugar fresco y al que no le de la luz directa del sol. Tampoco debemos colocarlos en la heladera o refrigerador, ya que el frío impedirá que maduren y afectará su sabor final.
  • Si los colocamos dentro de una bolsa de plástico de papel, se acelerará un poco el proceso de maduración. Siempre en lugar fresco y oscuro.
  • Hay que controlar periódicamente y si vemos que algún tomate tiene manchas y esta en mal estado, debemos retirarlo para que no “contagie” a los demás.
  • Una vez maduros, hay que colocarlos dentro de la heladera, allí se conservarán en perfectas condiciones un poco más de una semana.
  • En algunas ocasiones, si el precio es conveniente, es preferible comprar una buena cantidad de tomates  verdes e ir consumiéndolos a medida que vayan madurando. Si seguimos estos consejos, no alteraremos su sabor original.