Cómo hacer Macarrones de Frutos Rojos

Dale un giro a un clásico elegante y prepara estos macarrones caseros. ¡Son ideales para compartir y para obsequiar!

Los macarrones de frutos rojos tienen un color característico que los hace irresistibles.

© Depositphotos.com/5seconds

Aprende este paso a paso con los secretos para el éxito. Lograrás deliciosos macarrones para disfrutar en compañía.

Receta de Macarrones de Frutos Rojos

Si hay una delicia apreciada en el mundo entero, elegante, delicada y muy bien apreciada, esos son los macarrones, ¡y serán aún más especiales con este paso a paso para hacerlos con frutos rojos! Son muy fáciles de preparar e ideales para convidar a la hora del té, para obsequiar en una bella presentación, y hasta para tener una fuente de ingresos extra.

Elementos imprescindibles para el éxito

Para esta receta no sólo necesitas ingredientes de la mejor calidad, sino también contar con los implementos que hagan la tarea mucho más simple. Por ejemplo, una balanza de cocina de alta precisión será la manera más simple de tener cálculos exactos que aseguren tu éxito.

Usa papel de hornear o plancha de silicona en lugar de papel encerado (papel manteca), y tamiza todos los ingredientes secos para que tus macarrones de frutos rojos tengan una textura suave y elegante. También consigue una espátula flexible (de silicona si la tienes), una procesadora, una batidora eléctrica, un tamiz, cucharas y tazas medidoras, una manga repostera con boquilla pequeña y plana, y una (o dos) placas planas para el horno.

En lo que respecta a los ingredientes, como vimos es mejor que sean de la más alta calidad posible. El azúcar debe ser en polvo (impalpable, glas), pero si no consigues puedes procesarla y tamizarla, como último recurso. Asegúrate de que todos los ingredientes estén a temperatura de ambiente antes de iniciar el paso a paso, retirándolos del refrigerador al menos 30 minutos antes.

Esta receta de macarrones caseros se adapta a cualquier variedad de frutos del bosque, sean rojos o no.

Adapta los ingredientes usando arándanos, guindas o la mezcla de frutos que prefieras.

© Depositphotos.com/esterrossi65

Lista de ingredientes

Con las siguientes cantidades obtendrás unos 20 macarrones.

Para las tapas:

  • 70 gramos de harina de almendras
  • 120 gramos de azúcar en polvo
  • 2 claras de huevo grandes (de unos 65 gramos cada una) a temperatura de ambiente
  • 50 gramos de azúcar común
  • ¼ taza de frambuesas secas, congeladas o regulares (las compras en cualquier tienda de alimentos naturales o herboristerías)

Para el relleno:

  • ¾ taza de frambuesas frescas o congeladas (no secas)
  • 2 cucharadas de azúcar común
  • 1 cucharada de jugo de limón
  • 6 cucharadas de mantequilla sin sal, a temperatura de ambiente

Nota que no utilizaremos colorantes ni saborizantes extra. ¡Todo el color y el sabor provienen de las frambuesas!

Preparación de los macarrones 

Primero, deja que todos los ingredientes tomen temperatura de ambiente. Mientras, prepara los materiales, incluyendo cubrir las placas planas con el papel de hornear. Tamiza todos los ingredientes secos.

Pon en la procesadora la harina de almendras, la frambuesa seca y el azúcar en polvo, y pulsa algunas veces (cortas) para integrarlas, sin superar el minuto y medio de procesado. Tamiza nuevamente esta mezcla, llevándola a un bol o un plato. Una variante es no agregar las frambuesas secas a la preparación, sino molerlas finamente y usarlas para espolvorear las tapitas una vez modeladas en las placas para horno.

En la batidora, coloca las dos claras de huevo y bate hasta que estén espumosas y blancas, pero no completamente firmes. Agrega de a poco el azúcar regular, aumentando la velocidad del batido, y sin batir por más de 2 y ½ minutos. Es importante no mezclar ni demasiado tiempo, ni muy poco. Tendrás la consistencia perfecta cuando, al elevar las paletas de la batidora, los picos que se forman bajan y se nivelan en menos de 10 segundos.

Retira el vaso de la batidora y, usando la espátula, integra en suaves movimientos envolventes la mezcla de secos. Haz este movimiento, desde abajo y los lados hacia el centro, unas 40 veces hasta que la preparación tenga la consistencia de la lava, o el punto cinta.

Llena con la preparación una manga repostera, y forma sobre el papel de hornear las tapitas de unos 4 cm de diámetro, dejando unos 2 a 3 centímetros de separación entre ellas. Golpea las placas suavemente en la mesada para eliminar cualquier burbuja de aire que hubiera quedado. Si vas a usar las frambuesas secas bien molidas por encima de las tapas, espolvoréalas ahora.

Deja que las tapas reposen entre 30 y 60 minutos antes de hornear: esta es una de las claves de los Maestros Reposteros, que a menudo se subestima y eso puede resultar en un horneado defectuoso. Mientras tanto, precalienta el horno a 150°C (unos 300°F).

Ya reposadas, hornea las tapas por unos 15 minutos, o hasta que las notes cocidas y secas. No abras la puerta del horno durante la cocción. Deja que se enfríen antes de retirarlas de la plancha de silicona o del papel de hornear, pues si las sacas aún calientes o tibias podrían romperse o deformarse.

Mientras enfrían, prepara el relleno poniendo en una olla pequeña las frambuesas, el azúcar común y el jugo de limón. Calienta hasta que empiece a burbujear suavemente (siempre a fuego medio), y pisa con una procesadora de mano o en la licuadora para hacer una crema suave. Tamiza la mezcla hacia un bol, deja que tome temperatura de ambiente, mientras bates la mantequilla en la batidora hasta que tome un color blanco (unos 2 minutos). Agrega el “jarabe” de frambuesas y bate hasta que esté integrado y cremoso, por unos 2 a 3 minutos a velocidad alta. Pon en una manga repostera una vez fríos, y modela los macarrones uniendo dos tapas con este relleno

Finalmente, ten en cuenta que esta receta de macarrones de frutos rojos tendrá mejor sabor al día siguiente. ¡Planifica con tiempo, y hazlos el día antes de tu evento para disfrutarlos en su máximo sabor!

Escrito por: Eugenia