Cómo Lavar el Coche sin dañarlo

Automático, a mano o con hidrolavadora. La mejor forma de proteger el vehículo contra las influencias nocivas del medio ambiente es lavarlo con frecuencia, pero sin perjudicar su pintura y accesorios.

88% de votos positivos

Qué debemos tener en cuenta al lavar el coche

La frecuencia con que se debe lavar el coche dependerá, entre otros factores, de la asiduidad con que se use el vehículo, del estacionamiento del mismo (garaje, al aire libre bajo los árboles, etc.), de la estación del año, así como de las condiciones atmosféricas y ambientales.

Cómo Lavar el Coche sin dañarlo

© Depositphotos.com/wime77

Qué debemos tener en cuenta al lavar el coche. Cuidados según el tipo de lavado del coche.

Cuanto más tiempo permanezcan sobre la pintura del vehículo los excrementos de pájaros, restos de insectos, resinas de árboles, polvos industriales y de la ruta, manchas de alquitrán, partículas de hollín, sales antihielo y otro tipo de suciedad agresiva, tanto más persistentes serán sus efectos destructores. Las altas temperaturas, por ejemplo, la radiación solar intensa, potencian el efecto cáustico.

Así puede ocurrir, en determinadas circunstancias, que sea necesario lavar el vehículo cada semana, pero también puede ser suficiente si se lava una vez al mes aplicándole productos conservantes.

Cuidados según el tipo de lavado del coche

Los cuidados que debemos tener al momento de lavar el coche obedecerán al método empleado para lavarlo.

Lavadero automático:

  • Antes de proceder al lavado automático hay que tomar las precauciones normales, como cerrar las ventanillas y el techo corredizo. La antena de techo original no necesita ser quitada.
  • Si el vehículo lleva equipos especiales, por ejemplo: spoiler, portaequipajes de techo, antena suplementaria, etc; lo mejor es consultar primero al encargado del túnel de lavado.

Lavado a mano del vehículo:

  • En primer lugar hay que usar abundante agua para reblandecer la suciedad, y luego enjuagar lo mejor posible.
  • Siempre hay que limpiar el vehículo empezando por el techo y hacia abajo con una esponja blanda, un guante o un cepillo para lavar, y aplicando poca presión. Aplicar shampoo sólo cuando la suciedad sea persistente.
  • Enjuagar la esponja o el guante lo más a menudo posible.
  • Dejar para el final la limpieza de las ruedas, zócalos, etc; utilizando, de ser posible, una segunda esponja.
  • Después del lavado, enjuagar a fondo el vehículo y, finalmente, secarlo con una gamuza.

Recomendaciones:
El vehículo no se debería lavar a pleno sol.

Si se lava el vehículo con una manguera, no se deberá dirigir el chorro de agua directamente a las cerraduras y las juntas de puertas/portón (capó).

Lavado a presión con hidrolavadora:

"Tal vez sea necesario lavar el vehículo cada semana, pero también puede ser suficiente una vez al mes, aplicándole productos conservantes."

  • Atenerse incondicionalmente a las instrucciones de manejo del aparato de limpieza de alta presión, sobre todo en lo que se refiere a la presión y a la distancia de proyección.
  • No utilizar toberas de chorro cilíndrico o las llamadas "fresas de limpieza", en especial con los neumáticos, aun cuando la distancia sea relativamente grande y se aplique por poco tiempo, se podrán ocasionar daños.
  • La temperatura del agua podrá ser como máximo de 60°C.
  • Mantenga una distancia relativamente grande con respecto a los objetos blandos, como tubos flexibles de goma, accesorios plásticos o de acrílico.

Importante: En ningún caso lavar el vehículo con el encendido conectado.

"Si se lava el vehículo con una manguera, no se deberá dirigir el chorro de agua directamente a las cerraduras y las juntas de las puertas."