Jabones artesanales para hidratar la piel

Recetas para hacer jabones artesanales de arcilla y de chocolate, dos ingredientes que hidratarán tu piel de manera natural y segura.

100% de votos positivos

Jabones artesanales para hidratar la piel

© Depositphotos.com/kokal

Jabón de arcilla y jabón de chocolate para hidratar la piel

La arcilla y el chocolate son elementos que poco relacionamos a los tratamientos de belleza, aunque las tendencias actuales en salones y spas las están incorporando a sus cartillas regulares. Aquí aprenderemos a hacer, en casa y fácilmente, dos jabones que dejarán tu piel tersa, hidratada y libre de impurezas.

Jabón artesanal de chocolate

  • Para realizar este jabón de delicioso aroma y textura, necesitas rallar y derretir, a baño María o en microondas, 150 gramos de glicerina pura en barra, o una pastilla de jabón de glicerina neutro.
  • Cuando tome consistencia líquida, retira del calor y agrega unas gotas de alcohol medicinal, mezcla bien con una cuchara de madera, e incorpora colorante vegetal para jabones de color café, o "chocolate".
    Tras revolver suavemente, añade 15 gotas de esencia de cacao o esencia de chocolate, y vuelve a mezclar.
  • Humecta un molde de silicona para jabones con un algodón embebido en esencia de cacao o de chocolate, y vierte aún caliente el preparado.
    Deja asentar unos minutos, y luego lleva a la nevera para terminar de secar. Cuando notes la superficie dura, retira del molde y deja orear en el dorso por dos días más, hasta que esté listo para utilizar.

Jabón hidratante casero de arcilla

  • Para hacer este sensacional jabón necesitas rallar y derretir 150 gramos de glicerina pura, o una pastilla de jabón de glicerina neutro. Lleva al calor para derretir suavemente y, una vez en su punto líquido y aún en el fuego, agrega media cucharada de arcilla en polvo, que podrás conseguir en tiendas de artística, farmacias y droguerías. Mezcla bien para incorporar, y luego retira del calor.
  • Mientras revuelves para emulsionar los ingredientes y comenzar a enfriar la preparación, agrega unas 7 gotas del aceite esencial o de la esencia aromática que prefieras.
    La de limón resulta muy relajante, mientras que la de rosas y jazmín le dará un toque especial. Sigue revolviendo para ir emulsionando y enfriando la masa hasta que tome cierta textura.
  • Humecta un molde de silicona para jabones con la esencia elegida, y vierte allí la preparación. Lleva a la nevera hasta que enfríe, luego desmolda, y deja que termine el proceso de secado por un día más, para que al momento de usar en tu ducha diaria sus ingredientes se hallen perfectamente amalgamados.