Cómo hacer uvas en aguardiente

Al hacer uvas en aguardiente tendremos una exquisitez para disfrutar en buena compañía, y a la vez un licor con un sabor especial.

88% de votos positivos

Cómo hacer uvas en aguardiente

© Depositphotos.com/denisk999

Receta de uvas en aguardiente

Las uvas en aguardiente son una delicia que podemos disfrutar durante la estación fría del año. Con esta elaboración no sólo aprenderemos a preparar las uvas, sino que además, elaboraremos al mismo tiempo un sabroso licor para acompañarlas, y todo en un solo paso.

Preparación de la receta

  • Comenzamos por lavar y secar bien un kilo de uvas criollas, grandes, carnosas y de cáscara gruesa. Podremos encontrarlas en el mercado, o bien conseguir un buen vecino con fincas que nos la facilite, si en nuestra región fuese posible.
  • Ya bien lavadas las uvas, y con un poco de paciencia, separaremos los granos sin retirarles el cabito, ya que las uvas que no tengan cabito podrían quedar demasiado fuertes en sabor y en contenido alcohólico.
  • Colocamos las uvas, limpias, separadas y con cabo, dentro de un frasco de gran capacidad, o de un jarro de vidrio con tapa de cierre hermético. Agregamos un litro de aguardiente (o la misma cantidad en peso que las uvas utilizadas) y 300 gr. de azúcar rubia común (o un tercio del peso de las uvas usadas). Removeremos para integrar, aunque bien podríamos disolver antes el azúcar en el aguardiente para acelerar y facilitar el proceso.
  • Iremos removiendo el frasco a diario, mientras lo conservamos en un sitio fresco y oscuro, siempre bien tapado y cerrado. Las uvas deben quedar cubiertas todo el tiempo con el líquido, para ir absorbiendo su aroma y otorgando a la bebida un sabor característico. Aquí comienza la etapa de mayor paciencia, ya que deberemos esperar de 45 a 75 días para disfrutar de estas uvas en aguardiente, mientras removemos cuidadosamente para no separar los cabitos.
  • Pasado este tiempo, colaremos las uvas para apartarlas (o bien las envasaremos en frascos con el líquido) y también filtraremos cuidadosamente el líquido sobrante, que resultará en un sabroso licor ideal para las noches de invierno.
  • Podemos comer las uvas en aguardiente y disfrutar de este licor cuando recibamos invitados en casa, y también podremos conservarlos por muchos meses, siempre listos para degustarlas.

Escrito por: Eugenia