Cómo hacer un postre con sobras de frutas y galletas

¿Quieres un postre rápido, sencillo, dulce y sabroso? Solo necesitas pequeños trozos de cualquier fruta, galletas dulces y lo que haya a mano.

100% de votos positivos

Postre de frutas y galletas

Hoy te proponemos un postre bien simple, sencillo, rápido y por demás económico, para que tengas en mente ante visitas inesperadas o cuando te ataque la necesidad de comer algo dulce y rico, sin demasiada elaboración.

Cómo hacer un postre con sobras de frutas y galletas

© Depositphotos.com/al1962

Para preparar este postre podemos usar, prácticamente, lo que tengamos a mano. Se trata de mezclar frutas frescas, frutas secas, especias y semillas o panificados dulces que tengamos en las alacenas y heladera, para lograr una mixtura de texturas y sabores exquisito.

Preparación de la receta

  • Comenzamos por desgranar, o al menos cortar en porciones pequeñas, galletas dulces, budín o bizcochuelos en un tazón o compotera. En una sartén pequeña, colocamos una cucharada de manteca y una cucharada de azúcar blanca o rubia, o incluso morena si es lo que hubiera disponible.
  • Dejamos cocinar unos instantes, para hacer una base de caramelo, y agregamos trozos chicos (rodajas, cubos, como queramos) de bananas y manzanas verdes. Vamos moviendo con cuidado, para que no se desarme, pero para que se cuezan y doren en toda su superficie.
  • Observaremos que las piezas de frutas se van caramelizando, obteniendo una coloración amarronada o dorada en su superficie. Lo ideal es caramelizar las caras externas de la fruta, dejándolas tiernas en su interior, para obtener un sabor más compacto y especial.
  • Cuando hayamos llegado al punto de cocción y caramelización preferido, retiramos del fuego y agregamos pasas de uva, semillas de sésamo blanco o negro, nueces o almendras picadas o lo que queramos, para darle apenas un toque crocante.
  • Para un extra de sabor, podemos añadir canela molida, nuez moscada o pimienta negra recién molida. Servimos inmediatamente sobre el bizcochuelo o la galleta desgranada, para integrar.
  • Podemos acompañar con un copo de crema, si hubiera a mano, por supuesto, o disfrutarlo directamente tal como ha quedado. Otra opción es agregarle trocitos de otras frutas, como frutillas, duraznos en almíbar u otros, combinando temperaturas y texturas.

Como vemos, sólo basta abrir la heladera y ver qué es lo que tenemos a disposición para lograr un postre delicioso y practico. Podemos aprovechar porciones de frutas, restos de ensaladas de frutas y hasta los restos endurecidos de bizcochuelos y panificados, ya que el calor del preparado y los jugos y caramelos les aportarán un sabor y una rigidez especiales. Se trata de un plato dulce rápido, económico y muy rendidor, ¡ideal para disfrutar y compartir!

"Este postre se trata de mezclar frutas frescas, frutas secas, especias y semillas o panificados dulces que tengamos en las alacenas y heladera."