Cómo hacer mozzarella casera

Anímate a darles un sabor más personal a tus pizzas y tartas haciendo tu propio queso mozzarella casero.

87% de votos positivos

Cómo hacer Mozzarella Casera

El queso mozzarella es una de las variedades más consumidas y apreciadas. En el mercado podrás encontrar muchas opciones, pero ninguna con tu propio toque personal. Por eso, te mostramos cómo prepararla en casa.

Trozos de queso mozzarella casero

© Depositphotos.com/yelenayemchuk

Este queso mozzarella es ideal para disfrutar en tus pizzas, pero también en galletitas con un toque de aceite de oliva y hierbas.

Ingredientes para hacer mozzarella casera

  • 1 y 1/4 tazas de agua
  • 1 y 1/2 cucharadita de ácido cítrico (más abajo te contamos dónde adquirirlo)
  • ¼ de tableta de cuajo
  • ¼ de cucharadita de cuajo líquido (nuevamente, en las instrucciones te contamos dónde encontrarlo)
  • 1750 cm3 de leche
  • 1 cucharadita de sal

En cuanto a los materiales, ten a mano una olla de tamaño adecuado de acero inoxidable, un termómetro de cocina, cuchara de madera o plástica, un cuchillo, y el contenedor necesario.

Te aseguramos que no tendrás problemas para hacer tu propio queso en casa, y podrás disfrutar de pizzas y tartas aún más sabrosas que antes. Por cierto, si estás cansado de comer las mismas pizzas de siempre, sigue este enlace:

>> Haz clic aquí y Descubre 14 Recetas Originales y Únicas para hacer pizzas diferentes

Pasos para hacer mozzarella en casa

  • 1 Separa una taza de agua y disuelve en ella el ácido cítrico. En el líquido restante, disuelve la tableta de cuajo (o el líquido), y reserva ambos contenedores. Los dos ingredientes los encuentras en tiendas de repostería, laboratorios y droguerías.
  • 2 Vierte la leche en la olla limpia a temperatura de ambiente, y agrégale la solución de agua y cítrico.
  • 3 Lleva al fuego medio-alto y, revolviendo suavemente, calienta a buena temperatura, sin que llegue al punto de hervor. La temperatura justa la compruebas cuando al insertar un dedo, el calor te invite a retirarlo en pocos segundos.
  • 4 Retira la olla del fuego y agrega la mezcla de agua y cuajo, revolviendo bien para integrar.
  • 5 Coloca el termómetro de cocina y revuelve hasta que se temple a 30°C. Pon la tapa de la olla y deja reposar por 5 minutos más. Pasado este tiempo, la leche se verá algo más espesa: si estuviese aún líquida, vuelve a colocar la tapa y deja reposar otros 5 minutos.
  • 6 Cuando tome una cierta textura, haz algunos cortes en la cuajada, en sentido horizontal y vertical, asegurándote de que la punta del cuchillo llegue hasta la olla.
  • 7 Regresa el contenedor al fuego medio y calienta el preparado de cuajada, revolviendo lentamente para que el calor se distribuya de manera uniforme. La cuajada irá separándose del suero (un líquido amarillento). Cuando suceda, retira nuevamente del fuego, vuelve a colocar la tapa y deja reposar 5 minutos más.
  • 8 Usando la cuchara o lo que prefieras, retira el suero amarillento de la cuajada. Revuelve suavemente para permitir que siga desprendiéndose, pues debes sacar la mayor cantidad posible.
  • 9 Pasa la cuajada a un recipiente para microondas y calienta por 1 minuto a temperatura máxima, o regresa la olla al fuego revolviendo suavemente para calentar un poco más.  Vuelve a tapar y dejar reposar, para que se desprenda la mayor cantidad posible de suero. Sigue repitiendo el procedimiento tantas veces como sea necesario.

Mozzarella casera: Últimos pasos

En los siguientes pasos vamos a amasar la mozzarella. Es la parte más divertida de la elaboración, así que presta atención:

"Para conservar mejor la mozzarella casera, agrega una pizca de sal a una taza del suero que retiraste, mézclalo con una taza de leche fría y viértelo sobre el queso entero."

  1. 1 Ya bien deshidratada la masa de queso, añade la sal y mezcla insertando tus dedos. Esta tarea también comenzará a enfriar la masa, mientras quitas todo resto de suero que pudiera haber quedado.
  2. 2 Ahora es momento de agregar los sabores que prefieras a tu mozzarella casera: añade orégano, pimienta o lo que quieras. Si necesitas inspiración te recomendamos estas ideas para hacer queso con hierbas
  3. 3 Por último, dale la forma que quieras para conservarla más fácilmente (una bola, un tubo). El queso comenzará a afirmarse y abrillantarse, sin que la trabajes demasiado.
  4. 4 Cubre con papel film de cocina o una bolsa de cierre hermético, para mantener en el refrigerador.
  5. 5 Agrega una pizca de sal a una taza del suero que retiraste, y mézclalo con una taza de leche fría, para verter por sobre el queso entero. Esto ayudará a que se conserve mejor

Listo, ya tienes tu mozzarella casera para aprovecharla en las recetas que más te gusten.

Si te pareció un proceso complicado, entonces prueba con este método más fácil y rápido >> Haz clic aquí y descubre cómo hacer queso mozarella en solo 30 MINUTOS

"Cremosa, liviana y deliciosa, la mozzarella es una de las variedades de quesos más consumidas y apreciadas."