Recetas para hacer Mascarillas con Aspirinas

Si buscas limpiar tu piel de impurezas y obstrucciones en los poros, una mascarilla de aspirina es justo lo que necesitas. Es muy fácil de preparar, puedes hacerla con ingredientes que quizás ya tengas en casa, y es segura para cualquier tipo de piel, siempre que no tengas algún tipo de alergias o sensibilidades particulares a los compuestos de este medicamento.

Te puede interesar: Usos poco conocidos de la aspirina

Sigue este paso a paso fácil y prepara estas sensacionales mascarillas caseras con aspirina, para eliminar puntos negros, quitar impurezas, y darle a tu cutis una apariencia inmejorable.

El ingrediente clave

La aspirina, o su compuesto, el ácido acetilsalicílico, no sólo es eficaz para deshacerte de esa molesta jaqueca o de esos dolores habituales, sino que también es un arma secreta para el bienestar y la belleza de tu piel.

Por su composición, los efectos antiinflamatorios de la aspirina ayudan a mejorar el estado del cutis con acné y cicatrices. También su activo beta-hidroxiácido permite eliminar manchas y aclarar la piel, unificando su tono, mientras que al mismo tiempo brinda un efecto cicatrizante que ayuda a recuperarla luego de las lesiones.

"Los efectos antiinflamatorios de la aspirina ayudan a mejorar el estado del cutis con acné y cicatrices."

Las mascarillas a base de aspirina te ayudarán a exfoliar la piel, quitando células muertas y suciedades, y también le darán más elasticidad, hidratación y bienestar, fácilmente y sin grandes costos.

Prueba con estas tres versiones de mascarilla de aspirina para tener un cutis más sano y radiante:

1. Mascarilla de aspirina base

Lava tu rostro con agua tibia y sécalo sin frotar. Tritura 2 o 3 píldoras de aspirina para reducirlas a un polvillo, y mézclalo con dos o tres cucharadas de jugo de limón recién exprimido, para formar una pasta algo espesa. Aplica sobre el cutis limpio y seco, y deja actuar unos 8 a 10 minutos. Después, enjuaga con agua tibia y seca sin frotar. Espera una hora antes de aplicar cremas, lociones o maquillaje.

El jugo de limón ayuda a eliminar bacterias y grasitudes, y aclara las manchas en la piel, pero ten en cuenta que es un ácido natural que puede afectar a las pieles más sensibles. Si sientes mucho ardor o dolor al aplicar la mascarilla, simplemente lava el rostro con agua tibia y sécalo sin frotar.

Preparar mascarillas a base de aspirina. Mascarillas para el cutis con aspirinas

Las aspirinas son medicamentos de venta libre. Úsalas con seguridad en estas recetas, pero consulta con el doctor ante cualquier duda.

© Depositphotos.com/Shebeko

2. Mascarilla hidratante y rejuvenecedora

Esta mascarilla con aspirina aprovecha las propiedades del yogur y la miel para hidratar, nutrir, y dar suavidad a tu piel. Para su máxima eficiencia, lava antes tu rostro con agua cálida, o aplica un paño húmedo en agua caliente para limpiar la zona y abrir los poros, facilitando la penetración de los compuestos.

Seca el rostro sin frotar, y prepara la mascarilla triturando 5 aspirinas hasta obtener un polvo, mezclándolas luego con una cucharada de yogur natural (preferentemente casero, sin conservantes ni ingredientes artificiales) y ½ cucharadita de miel natural. Aplica sobre el rostro limpio y seco, y deja actuar por 25 a 30 minutos. Enjuaga luego con agua cálida, y seca sin frotar. Espera una hora antes de aplicar cremas, tónicos, lociones o maquillaje.

3. Mascarilla exfoliante casera

Esta receta es ideal para exfoliar la piel antes de una rutina de belleza, y puedes aplicarla una a dos veces por semana como complemento a tu método de prevención de espinillas y puntos negros.

Para hacerla, simplemente tritura dos aspirinas y mézclalas con una a dos cucharadas de agua tibia o cálida, para formar una pasta. Lava tu rostro con agua cálida, sécalo sin frotar, y aplica esta mascarilla casera con suaves movimientos circulares, eliminando todo tipo de depósito y suciedad.

"Las mascarillas a base de aspirina te ayudarán a exfoliar la piel, quitando células muertas y suciedades, y también le darán más elasticidad, hidratación y bienestar."

Cuando hayas tratado todo el rostro, deja actuar por 10 minutos, y luego enjuaga con abundante agua fresca o tibia. Seca sin frotar, y no apliques cremas u otros productos al menos por dos horas luego de esta rutina.

Las mascarillas caseras de aspirina dejarán tu piel sensacional, y lo mejor es que sólo te costará unos centavos prepararla.