Cómo hacer una Manta Térmica Casera

Te mostramos un método muy simple y económico de crear una manta para calentar tu cama, el sofá o tus pies mientras miras una película.

Cómo fabricar una manta térmica. Pasos para crear una manta térmica casera. Guía para crear una manta térmica en casa

Para hacer esta manta térmica necesitas un retazo de género reforzado, resistente aunque no tan grueso como de tapicería.

Cómo Crear una Manta Térmica en Casa

Quizás sufriste una lesión y necesitas aplicar calor a la zona agredida, o estás en cama con un enorme resfriado y quieres que tus pies se sientan como si estuvieran en una playa caribeña. Sea el motivo que fuere, aquí te invitamos a hacer una manta térmica casera por poco dinero y con técnicas muy simples.

Materiales y elementos necesarios

Para hacer esta manta térmica necesitas un retazo de género reforzado (el que quieras), resistente aunque no tan grueso como de tapicería. Reutiliza uno que tengas en casa, como el de una cortina o incluso una manta liviana de viaje. Sólo asegúrate de que no tenga fibras elásticas, pues se arruinan con la temperatura. El tamaño dependerá de la tela que ya tengas o del uso que quieras dar, si la quieres para colocar en la espalda, para que cubra todo el asiento del sofá, los pies de la cama, etc. Eso sí: debes cortarla en rectángulo, el doble de largo que de ancho.

Cómo preparar una manta térmica casera. Guía para usar una manta térmica casera. materiales para hacer una manta térmica

Basta de pies fríos, con esta manta térmica podrás calentarte o mantener la cama a buena temperatura antes de acostarte.

También necesitas trigo. Puedes comprar el de consumo humano, o el que venden en tiendas de mascotas (este tiene peor presentación, pero es más económico). Calcula un kilogramo para una manta de 60x60cm. En cuanto a los materiales, sólo necesitas la máquina de coser, hilo al tono y tijeras.

Pasos para fabricar una manta térmica

Comienza por cortar o emparejar la tela resistente del exterior, doblándola para hacer coincidir derecho con derecho (por esto le dimos el doble del largo que de ancho). Cose los extremos (donde se une) y uno de los laterales, para crear así un cuadrado con sólo un lado abierto.

Voltea la pieza, dejando el derecho hacia el exterior, y marca líneas para crear sectores de igual tamaño separadas por unos 8 a 10 centímetros hacia el extremo que aún queda abierto, de modo de poder acceder aún a estos compartimentos que crearemos. Por ejemplo, para una manta pequeña de unos 60x60, crea seis divisiones, aproximadamente. Cose para dividir estas zonas, sin dejar que la costura llegue hasta el extremo abierto, sino a 1 - 1,5 cm menos.

Rellena con el trigo los compartimentos creados, sin completar demasiado, sino permitiendo que los bolsillos tengan buena movilidad. Luego, haz un hilván en la abertura, llevando los extremos hacia dentro para dar mejor terminación, y cierra con una puntada firme.

Para usar sólo deberás meterla en el horno de microondas algunos minutos, y luego colocarla en el sofá debajo de tus pies, sobre las lesiones o también debajo de las sábanas, para que al irte a dormir tu cama esté calentita y acogedora. Esta manta térmica mantendrá la temperatura por unos 60 a 90 minutos, y es una manera ambientalista y económica de limitar la calefacción artificial en tu hogar.

Escrito por: Eugenia