Cómo hacer un Limpiador Casero para Baños

Hay zonas del hogar que parecen difíciles de dejar impecables, como los cerámicos y sanitarios del baño ¡Pero quedarán de lujo con este limpiador hecho en casa por solo unas monedas!

Limpiador Casero para Baños

Cómo limpiar los baños con un limpiador casero. método casero para limpiar el baño. Cómo limpiar superficies difíciles con un limpiador casero
Aplica este producto casero sobre la superficie y deja actuar unos 5 minutos antes de fregar.

© Depositphotos.com/serenethos

Limpiador para Superficies Difíciles

Queremos enseñarte a hacer el más efectivo limpiador casero para baños, para dejar relucientes los cerámicos, el piso de la ducha, la bañera y otras zonas susceptibles a desarrollar moho, restos de jabón y muchas más. Este limpiador está libre de químicos nefastos que tienen tantos efectos secundarios, y sólo te costará algunas pocas monedas hacerlo. ¡Nada será mejor que esto!

La estrella de la limpieza en el hogar

Si hay un ingrediente que no debe faltar en tu hogar, ese es el vinagre blanco. Este medio ácido es simplemente fenomenal: desengrasa, limpia, elimina bacterias, hongos, mohos y otros microorganismos, y además, permite dar brillo y dejar muchísimas superficies impecables.

Por su naturaleza ácida, es preferible no usarlo en piedras naturales y maderas tratadas (al menos no sin diluir previamente), pues con el tiempo podría desgastarlas y deslucirlas. Pero si usas el vinagre en un compuesto más gentil, aprovecharás sus numerosas propiedades en la limpieza, protegiendo al mismo tiempo tus superficies.

Lista de materiales y elaboración

Para hacer este limpiador casero ideal para las superficies del baño, necesitarás:

  • 1 taza de vinagre blanco
  • 2 tazas de agua destilada
  • La piel de un limón fresco
  • La piel de una naranja fresca

En cuanto a los materiales, busca un frasco o contenedor de vidrio con tapa, una botella con pulverizador, un embudo, un colador, un cuenco y tazas medidoras, para mezclar los ingredientes y envasarlos en la botella con aplicador.

Para hacer tu limpiador casero, simplemente mezcla en el frasco el vinagre, media taza de agua, y las pieles de limón y de naranjas, cortadas en trocitos. Pon la tapa y guarda en la nevera o en un sitio fresco por dos a tres días. Luego filtra, descartando las pieles, y envasa en la botella aplicadora ayudándote con un embudo. Completa la capacidad con el resto del agua destilada o purificada. Conserva en un sitio fresco hasta el momento de usar, para evitar su deterioro especialmente en los climas más cálidos.

Receta de limpiador casero para usar en el baño. Cómo limpiar el baño con un limpiador casero. Limpiador casero a base de vinagre blanco

Si la superficie tiene suciedades profundas, espolvorea con bicarbonato de sodio antes de aplicar este limpiador.

© Depositphotos.com/geo-grafika

Cómo usar el limpiador para baños

Repasa la superficie con un paño húmedo, quitando los restos sólidos y el polvillo depositado. Utilizando una goma blanca de borrar, repasa las juntas entre los azulejos y cerámicos, facilitando su limpieza. Luego, rocía con el producto casero para baños y deja actuar 5 minutos. Finalmente, repasa la superficie con un cepillo de limpieza, o con una esponja rugosa. Esto eliminará no sólo los restos de jabón y cosmética, sino también evitará el desarrollo de hongos, mohos, bacterias y muchas otras amenazas.

"El vinagre blanco es un medio ácido fenomenal: desengrasa, limpia, elimina bacterias, hongos, mohos y otros microorganismos, y además, permite dar brillo y dejar muchísimas superficies impecables."

'

"Termina la limpieza repasando con un paño húmedo, para quitar los restos del limpiador casero y dejar tus superficies brillantes, impecables, y completamente saludables."

En superficies muy afectadas, complementa la limpieza con bicarbonato de sodio, o con un poco de ácido cítrico en polvo que, al contacto con el líquido, “burbujeará” ayudando a eliminar las suciedades más asentadas, como en las lechadas o las juntas de los cerámicos del piso. Termina tu limpieza repasando con un paño húmedo, para quitar los restos del limpiador casero y dejar tus superficies brillantes, impecables, y completamente saludables.