Cómo hacer un jabón repelente de insectos

Cómo hacer un jabón repelente de insectos

Cómo hacer un jabón repelente de insectos

© Depositphotos.com/tanjichica

Una opción más natural para ahuyentar la molesta presencia de los mosquitos: haremos un jabón casero repelente.

Receta para hacer un jabón repelente casero

¿Cansado de lidiar contra los molestos mosquitos e insectos voladores que no te dan tregua?. Para combatirlos ya no es necesario recurrir a químicos y venenos aplicados en la piel, o a antorchas que emanan humos molestos para los presentes: hoy aprenderemos a crear un jabón casero que nos dejará una delicada película repelente en la piel, una suavidad envidiable, y un aroma delicioso.

"Divide el jabón de glicerina en tres partes iguales, para ir trabajando de a una por vez."

Materiales e ingredientes necesarios

Para realizar este jabón necesitas una olla de acero inoxidable, una espátula plástica o de madera, moldes de silicona para jabones, con tres formas diferentes y en tres tamaños diferentes, cuchillo o cúter, y rallador (puede ser un viejo rallador de quesos fuera de uso).

En cuanto a los ingredientes:

  • 500 gramos de jabón base de glicerina
  • Aceite esencial de lavanda, de bergamota y de citronela (30 gotas de cada una)
  • 3 tonos a elección de colorante vegetal para jabones

Te puede interesar: Como hacer un jabón suavizante con piedra pómez

Cómo hacer el jabón repelente de insectos

  • Divide el jabón de glicerina en tres partes iguales, para ir trabajando de a una por vez. Luego de rallar el primer tercio, colócalo en la olla a baño María o a fuego corona lento, y agrégale uno de los aceites esenciales y uno de los colorantes.
    Ya derretido, coloca en un molde de silicona de tamaño pequeño, y deja asentar y enfriar allí para que tome algo de forma, en la nevera si es posible para acelerar el secado.
  • Repite la operación con el siguiente tercio de glicerina rallada, el otro aceite esencial, y el segundo colorante. Coloca nuevamente en moldes de tamaño pequeño, y lleva a la nevera.
  • Pasada una hora, aproximadamente, ralla y derrite el último tercio del jabón de glicerina. Agrega el tercer aceite esencial y el tercer colorante, y emulsiona para integrar.
    Mientras se derrite, desmolda los otros pequeños jabones creados, acomodándolos en la base de los moldes de mayor tamaño que vas a crear.
  • Puedes hacer tres círculos concéntricos, utilizando tres moldes circulares de diferentes diámetros, o colocar un corazón central de un jabón, y dos caras opuestas de los otros dos, para que al usar sobre la piel, entre en contacto con todos los jabones creados.
  • Ya colocados los jabones pequeños en la disposición que prefieras, rodéalos y recúbrelos levemente con el tercer jabón, y ahora sí deja secar y fraguar en la nevera por todo el tiempo que prefieras. En lo posible, tenlos en el molde por cuatro a cinco días, y luego retira y emprolija los contornos con el cúter. El siguiente paso es dejar secar la cara que antes estaba en contacto con el molde, por otros cuatro a cinco días.
  • Pasado este tiempo, el jabón estará listo para usar y ahuyentar a los molestos insectos de jardín.

"Trata de disponer los jabones de modo que, al usar sobre la piel, entre en contacto con todos."