Cómo hacer Helado de Vino

Aprende una receta muy simple y rápida para hacer helado de vino casero, y agasajar a todos tus invitados en cualquier ocasión.

Cómo hacer Helado de Vino

Cómo preparar helado casero de vino tinto. Ingredientes y preparación del helado de vino. Pasos para hacer un postre helado de vino tinto
Este helado de vino es delicioso servido con arándanos o frambuesas, y con chocolate amargo por encima.

© Depositphotos.com/ajafoto

Cómo hacer Helado de Vino Casero

El helado de vino es un postre elegante, suntuoso, simplemente magnífico para poner el broche de oro a una velada especial. Prepararlo es muy fácil, y puedes adaptarlo a tu variedad de vino preferido, agregando las especias o sabores extra que quieras y que vayan mejor con el menú que hayas preparado.

Reúne tus ingredientes y ponte manos a la obra con esta delicia cremosa, que seguro pasará a ser de tus recetas favoritas.

Tips para la preparación de helado de vino

Como cualquier otro helado casero, recuerda que puedes hacerlo en forma de paletas heladas o como postre cremoso. Para ello, coloca la preparación en un contenedor apto para el congelador y llévalo al frío. A los 30 minutos, revuelve suavemente para desintegrar los cristales de hielo que se hayan formando, y vuelve al frío.

En media hora más, vuelve a revolver, y repite la técnica tantas veces como sea necesario para que el helado de vino no se congele ni endurezca. Mantén cubierto en el congelador, con la tapa del contenedor, con papel film o con papel para hornear, y recuerda sacar del frío unos 15 a 20 minutos antes de servir, para facilitar la formación de bolas de helado en los tazones.

La presentación del helado de vino casero es muy importante: sirve en tres bochas (bolas), acompañando con chocolate rallado, bayas, frutas frescas en almíbar o en trocitos, o con canela molida espolvoreada por encima. También puedes darle sabor con estas salsas caseras para helados.

Receta para preparar helado de vino

Mide, pesa y prepara todos tus ingredientes para facilitar la preparación. Necesitarás:

- 1200 cc de vino, el que prefieras y siempre de buena calidad
- 500 gramos de azúcar blanco común
- Ralladura de la piel de una naranja grande
- 800 cc de crema de leche sin batir
- Especias, frutas, hierbas o frutas secas molidas para decorar

En una olla adecuada, coloca el vino, el azúcar y la ralladura de piel de naranja. Revuelve suavemente y lleva al fuego bajo, removiendo ocasionalmente para que el azúcar se disuelva y comience a liberarse los aromas. Deja en hervor suave hasta que la preparación se reduzca a la mitad de su capacidad.

Receta para hacer helado de vino casero. Prepara un postre helado de vino blanco, tinto o cava. Guía para hacer helado casero de vino

Usando esta misma receta y adaptando los sabores a tu gusto, puedes hacer helado de vino blanco.

© Depositphotos.com/ajafoto

Minutos antes de que esté lista, en otra olla calienta la crema de leche hasta que comience a hervir, con burbujas pequeñas. Vierte la crema a la preparación de vino, y revuelve muy bien pero suavemente.

Retira la preparación de helado de vino del calor y deja entibiar en la mesada, sin cubrir. Cuando tenga una temperatura adecuada, vierte en un contenedor y lleva al congelador, poniendo en práctica la técnica de revolver cada 30 minutos para lograr un postre helado de vino cremoso y con una textura liviana y magnífica.

"La presentación del helado de vino casero es muy importante: sirve en tres bochas (bolas), acompañando con chocolate rallado, bayas, frutas frescas en almíbar o en trocitos, o con canela molida."

'

"Retira el helado de vino del congelador unos 15 a 20 minutos antes de servir, para que no esté tan duro y puedas formar las bolas."

Variantes para disfrutar del helado de vino

Adecua la cantidad de azúcar y de crema y prepara este helado casero usando una variedad con vino blanco, y hasta con vino dulce del que más te guste. Debido al proceso de cocción, no te recomendamos hacerlo con cavas o vinos gasificados, aunque sí con cerveza o cava que haya quedado sin consumir y con poco gas.

Otra opción es combinar el helado de vino casero con el de cerveza, para un postre genial.