Cómo hacer Guacamole tradicional

Escrito por: Eugenia

75% de votos positivos

El guacamole es una de las salsas mas comunes para degustar nachos, fajitas, tapas y otras delicias mexicanas.

El guacamole

Entre las salsas para comida mexicana, el guacamole es la reina absoluta. Es una preparación sencilla, fresca y por demás sabrosa, que podemos aprovechar para comer con tapas, nachos, totopos, tostadas y hasta en burritos y tacos.

Cómo hacer Guacamole tradicional

© Depositphotos.com/studioM

Cómo elegir las paltas para hacer guacamole. Receta para preparar el guacamole.

Aprendamos a preparar un tradicional guacamole mexicano, para agasajar y agasajarnos en cualquier momento.

Cómo elegir las paltas

La base del guacamole son las paltas. Debemos elegir las que estén maduras y sabrosas (las de la variedad Haas son las más sabrosas, y son muy fáciles de conseguir).

Las frutas deben estar maduras, lucir un color oscuro y uniforme en la piel, y deben ser firmes pero no duras al tacto, sino apenas blandas. Además, deben verse brillantes y bien vistosas.

"El guacamole es una preparación sencilla, fresca y por demás sabrosa. El secreto esta en saber elegir las paltas."

Te puede interesar: Cómo preparar Guacamole

Receta para preparar el guacamole

  • Una vez elegidas las paltas, podremos proceder con su preparación. Para ello, las abrimos practicando un tajo a lo largo, dividiéndolas en dos mitades, aunque deberemos mantenerlas juntas para evitar que se oxiden.
  • Tenemos otras formas de prevenir la oxidación, entre ellas podemos separar la pulpa de la cáscara (por ejemplo pisándolas en un plato), y dejando el carozo o el hueso apoyado sobre la pulpa, y también podemos incorporar unas gotas de limón o jugo de lima.
  • Continuamos con el guacamole: picaremos en cubos pequeños una mitad de cebolla o dos cabezas de cebollín, junto con un tomate en concasé (sin piel y sin semillas, en pequeños cubos).
  • Incorporamos a la pulpa de palta y condimentamos con sal, pimienta, un puñado de hojas frescas de perejil o de cilantro picadas finamente, unas gotas de aceite de oliva y de jugo de limón (a gusto) y un chorrito de salsa tabasco o salsa picante.
  • Es conveniente cortar y dejar escurrir el tomate antes de realizar todo el resto de la preparación, para que el guacamole no corra riesgo de quedar acuoso. La cantidad de aceite y de jugo de lima o de limón dependerá del gusto de los comensales, por lo que lo mejor es ir agregando de a gotas e ir probando hasta encontrar el punto justo.