Cómo hacer un Felpudo para la Nieve

¿Hay nieve, agua y barro por toda la ciudad?. Haz este felpudo y mantén tu hogar siempre limpio

Cómo hacer Felpudos para la Nieve

Quienes viven en zonas frías conocen bien la importancia de tener un felpudo para la nieve que evite que nuestros pisos queden hechos un verdadero desastre. Y también saben lo engorroso que es lavarlo, intentar secarlo en el invierno, para volver a repetir la tarea día tras día. Por eso, aquí te contamos cómo hacer moquetas para la entrada a tu casa donde puedas limpiar las suelas de tus zapatos, sin problemas y con toda la eficiencia.

Cómo hacer felpudos para quitar la nieve de los zapatos. 2 ideas para hacer felpudos para la nieve. Cómo hacer una moqueta para la entrada de casa

Evita que tus pisos queden embarrados con un original felpudo para el barro y la nieve

Un felpudo para la nieve y el barro

Si en tu ciudad las nieves se derriten pronto, dejando todo sitio cubierto de barro y agua, entonces este felpudo original es lo que necesitas. Podrás raspar suavemente tu calzado, quitando piedrecillas, secándolo y dejando tus pisos siempre impecables.

Para hacerlo, necesitarás los siguientes materiales:

- 4 canicas o cuentas de madera (o 2 listones de madera de unos 2 centímetros de espesor, para formar las patas de apoyo elevadas)
- 1 tabla de madera MDF de 5 a 10 milímetros de espesor, y de unos 30x50 centímetros de superficie,
- 4 o 5 cepillos de cerdas duras, sintéticas o naturales, como los que utilizas para limpiar los neumáticos del auto o atender la higiene del hogar.
- Barniz o pintura de esmalte sintético
- 1 pincel
- Taladro con broca para madera,
- Tornillos adecuados
- Arandelas pequeñas
- Tuercas para sujetar

Moquetas para la nieve. Cómo hacer felpudos para el barro y la nieve. Moquetas para limpiar los zapatos al entrar a casa

En tu felpudo puedes usar cepillos grandes de limpieza o para uñas, aprovechando sus colores y rigidez

© Depositphotos.com/Abramov

En primer lugar, atornilla las canicas o los listones en un lado de la madera, creando una pequeña elevación que impida que se humedezca. Luego, pinta la pieza aplicando pintura de esmalte sintético si quieres, o simplemente dos capas de barniz para exteriores (dejando secar bien entre ambas aplicaciones) para evitar que la madera se humedezca y arruine.

Presenta los cepillos, sin mango sino planos, colocando las cerdas hacia arriba, unos junto a los otros por sus lados. Fíjalos perforando el cepillo y la madera con el taladro, y repasa la perforación con barniz, por prevención. Atornilla fijando muy bien con las arandelas y las tuercas por el lado inferior (donde están las patas de apoyo) y luce este original felpudo para la nieve, el barro y cualquier suciedad.

Felpudos con recolector

La segunda propuesta es algo más vistosa, y podrás lucirla dentro del pórtico de casa. Crea un pequeño cajón con una madera de unos 30 x 50 cm, dos listones de 50 cm de largo y 2 cm de espesor, y dos listones de 26 cm de largo y 2 cm de espesor. Ya encolado y atornillado, coloca cuatro listones más por dentro del cajón, utilizando maderas de 1 cm de espesor, logrando así una suerte de escalón sobre el cual apoyarás una malla metálica cortada a la medida. Pinta toda la pieza con esmalte sintético o sólo con barniz, para impermeabilizarlo.

"Con estas dos simples ideas podrás crear felpudos para colocar en la puerta; te ayudarán a tener tu hogar siempre limpio."

Rellena el cajón con piedrecillas de colores, como las que se usan en los acuarios, o también con piedras sanitarias para animales (arena para gatos), que absorben bien la humedad y bloquean los malos aromas. Luego, coloca la malla metálica por encima, posada sobre los listones más delgados y por sobre las piedras. Puedes fijarla con tornillos y arandelas, si quieres, o dejar suelta para poder renovar las piedras cuando sea necesario.

Con estas dos simples ideas podrás crear felpudos para la nieve y colocar en la puerta; te ayudarán a tener tu hogar impecable siempre.

"Con estas moquetas para la entrada de tu casa podrás raspar suavemente tu calzado, quitando piedrecillas, secándolo y dejando tus pisos siempre impecables."