Cómo hacer croquetas verdes de remolachas

Cómo hacer croquetas verdes de remolachas

Cómo hacer croquetas verdes de remolachas

© Depositphotos.com/photomaru

Una exquisita receta que podemos hacer para aprovechar las hojas de las remolachas.

Consejos para utilizar las hojas de las remolachas

Las hojas de la remolacha son un alimento muy bueno a tener en cuenta en la preparación de múltiples platos. Es saludable y sumamente apetitoso utilizar estas hojas que antes simplemente desechábamos, y he aquí una nueva manera de emplearlas en la gastronomía diaria: haremos unas sabrosas croquetas verdes, livianas y bien vistosas, a las que llamaremos "croquetas Sonia", en honor a la proveedora de esta práctica receta.

Receta para hacer croquetas

  • Comenzamos por separar las hojas de las remolachas, o bien las podemos llevar al hervor para cocinarlas al mismo tiempo. Una vez que las hojas estén bien cocidas, las separamos, eliminamos los cabos duros, y las colocamos sobre un colador para que vayan escurriendo. Luego, las envolveremos con un paño y las estrujaremos hasta quitarles toda la humedad posible.
  • Ya bien secas, trituramos las hojas y las colocamos en un bol. Agregamos un huevo entero (o dos, o más, según la cantidad de hojas que hayamos cocido) y añadimos sal y un poco de pimienta negra. Mezclamos para incorporar, mientras agregamos una cucharada de queso rallado de pulpa dura o semidura, que resulte sabroso. También incorporaremos una cucharada de polvo de hornear y otra de maicena o almidón de maíz, para que las croquetas resulten livianas, aireadas y crocantes en su exterior.
  • Mientras dejamos incorporar los ingredientes, colocamos de tres a cinco centímetros de aceite en una ollita de fritura. Con dos cucharadas soperas, iremos haciendo kenneles de la preparación, para llevarlas al aceite ya caliente. Las kenneles se forman tomando una porción con una cuchara, y "retirándola" con la otra de manera lateral, repitiendo este paso hasta obtener una forma de tres lados, un tanto oval.
  • Ya fritas en aceite bien caliente, colocamos estas croquetas de hojas de remolacha sobre papel de cocina absorbente, para retirar el excedente de materia grasa, y dejamos entibiar antes de servir.
  • Son un complemento ideal para servir con granos y platos de arroz, tanto fríos como calientes. Si queremos hacer variaciones a la receta, podemos usar otras hojas verdes, como acelgas, espinacas u otras. El secreto está en colocar las hojas de remolacha bien escurridas, y freírlas en aceite bien caliente por poco tiempo.