Cómo hacer un almohadón para el aprendizaje de los colores

Escrito por: Eugenia

75% de votos positivos

Para que el niño vaya aprendiendo y asimilando los colores, una práctica idea es crear almohadones con forma de flor bien colorida.

Almohadón para aprender los colores

Si en tu familia hay un niño pequeño, esta idea será sensacional para ayudarlo en su aprendizaje de los colores, en un modo lúdico, entretenido y sumamente adecuado. Hoy aprenderemos a crear un almohadón con forma de flor, y muy cargado de color.

Cómo hacer un almohadón para el aprendizaje de los colores

Elementos necesarios para hacer el almohadón

Para hacer este almohadón necesitaremos un género de fantasía (sintético) muy especial, que imita una piel natural. Sin embargo, se trata de un compuesto acrílico que imposibilita el desarrollo de hongos y mohos, y que es completamente seguro para el niño. Puedes elegir piel artificial, plush, o velos sintéticos de todo tipo. Asegúrate de elegir el material más adecuado para el pequeño, es decir, que no arroje pelusas y que posibilite su costura con hilos plásticos o tanzas.

"Procura elegir los colores más básicos y definidos, para ayudar al niño en el aprendizaje de los mismos."

Te puede interesar: Cómo hacer un almohadón con forma de auto

Necesitarás algunos retazos o recortes de este material en una amplitud de colores. Procura elegir los colores más básicos y definidos, para ayudar al niño en el aprendizaje de los mismos, y en la coordinación con su apreciación en relación a la percepción. Por ello es que es recomendable escoger colores definidos, alejándonos de los matices poco específicos. Elige plush o telas afelpadas sintéticas en colores rojo, azul, verde, amarillo, blanco, negro, y también marrón (café), naranja, morado o lila, rosado, celeste u otros, siempre que sean buena representación del color que buscamos.

Primera opción: almohadón con pocos pétalos

Se puede crear dos tipos de almohadón para regalar al pequeño. El primero, con menos pétalos, puede ser formado con el centro en género blanco o negro, y sus pétalos de colores: siempre en número impar, quizás pétalos de color rojo, amarillo, azul, verde y café.

Para hacer este almohadón, recorta dos círculos para el centro, y las formas de gotas del tamaño adecuado, dos por cada color, con su extremo más delgado recortado (como una gota sin punta) para cada pétalo en frente y dorso.

Almohadón con más pétalos

La segunda opción requiere de hacer un almohadón con más colores, agregando los distintos tonos y mezclas: por ejemplo, el celeste, el rosa, el naranja, el violeta, el gris, y todos los colores que prefieras y que logres hallar en esta tela especial de peluche. Claro que, además de un elemento didáctico, se tratará de un confortable almohadón.

Asegúrate de rellenar cada pétalo y cada centro con vellón, también sintético, para facilitar su limpieza, y también borda o forma una bella cara sonriente al centro de esta flor.

A disfrutar del almohadón repleto de colores

Haz el almohadón en gran tamaño, para que el niño pueda jugar y dormir con él, además de aprender observándolo.

"Haz el almohadón en gran tamaño, para que el niño pueda jugar y dormir con él, además de aprender observándolo."

Imagen: 4

Entrega al niño ambos almohadones, y juega con él o con ella, señalando cada pétalo y mencionando el color del cual se trata. Conforme el niño vaya aprendiendo los colores del almohadón de menos cantidad de pétalos, comiencen a jugar con el de más pétalos, para así ir incorporando los nombres de los colores matizados. Luego de jugar, aprovechen la suavidad de este almohadón para tomar una reconfortante siestecita, en este didáctico, entretenido y decorativo almohadón, creado con nuestras propias manos.