Síntomas de un Golpe de Calor y Cómo Prevenirlo

¿Sabes qué son los golpes de calor?. Aquí te contamos los síntomas, tratamiento y cómo prevenir esta condición.

Golpe de Calor: Síntomas y Tratamiento

¿Qué es un Golpe de Calor?

Se trata de un período prolongado en el que nuestra temperatura corporal se mantiene más elevada que su nivel habitual (de aproximadamente 36-37°C). Puede deberse a una ola de calor, al clima implacable, a un trabajo en un sitio con maquinarias o con ropa gruesa de trabajo, entre otras causas, mientras que los síntomas de un golpe de calor varían entre calambres, cansancio, dificultad para respirar, etc.

Termometro sobre la playa. En dias de mucho calor debemos saber cómo combatir golpes de calor
Para prevenir golpes de calor evita estar al sol o en sitios calurosos durante el verano.

© Depositphotos.com/lucidwaters

Frente a esta condición, y para intentar regular la temperatura, nuestro organismo pone en marcha todos sus mecanismos naturales, incluyendo la transpiración, lo que significa que muchas partes de nuestro cuerpo se deshidratan para favorecer la sudoración, perdiendo también sales minerales esenciales.

¿Cuáles son los síntomas?

Algunos son fáciles de identificar, e incluyen:

  • Calambres musculares (producto de la deshidratación)
  • Cansancio, debilidad, falta de energías o de “ganas”
  • Desorientación y falta de concentración
  • Dificultad para respirar y agitación
  • Dolor de cabeza (que se siente como una opresión o un peso sobre y en torno a la cabeza)
  • Falta de apetito
  • Irritabilidad
  • Irritación en la piel
  • Mareos
  • Orina insuficiente en relación a los líquidos consumidos
  • Piel seca y rasposa
  • Sed elevada
  • Sequedad en la boca
  • Sudoración profusa
  • Temperatura corporal elevada (que suele confundirse con fiebre)
  • Vértigo
  • Vómitos
  • En casos agudos: desmayos, convulsiones, delirios

Las personas mayores, los niños pequeños y quienes tengan su inmunidad reducida son más propensos a desarrollar esta condición. Sin embargo, cualquiera puede sufrirla, incluso quienes estén al máximo de su condición física. Por eso, es importante aprender a prevenir golpes de calor con soluciones simples, y evitando mantenernos al sol en los horarios más delicados, no realizar deportes ni actividades en ambientes calurosos, y asegurarnos de beber suficiente agua a lo largo del día, sin esperar a tener sed para hacerlo.

Cómo combatir un golpe de calor

Procura mantenerte en sitios tan frescos y ventilados como puedas, y evita la exposición al sol y la realización de actividades en las horas de mayor temperatura, especialmente en verano. Además, aplica estos consejos:

  • Bebe agua con jugo de limón y/o jugo de naranja, no menos de 2 litros a lo largo del día.
  • Come alimentos livianos, frescos y naturales, como frutas y vegetales.
  • Evita el consumo de alcohol y de bebidas azucaradas.
  • Humedece con agua fría tus pies, tobillos, manos, muñecas y nuca. Estas zonas regulan la temperatura de todo el cuerpo.
  • Humedece una toalla pequeña en agua fría, y úsala cubriendo tu nuca y hombros, o también tu cabeza y frente, dejándola “actuar” unos minutos antes de volver a ventilarla para enfriarla (al evaporarse el agua, se lleva consigo el calor de tu piel).
  • Mantén tus pies, manos y cabeza sin ropas o calzados siempre que puedas.
  • Date una ducha fría (sólo uno o dos minutos) para reducir el calor corporal.
  • Si tienes el cabello largo, recógelo para mantener tu nuca fresca.
  • Viste ropa de fibras naturales, holgadas y de colores claros.
Mujer refrescandose en una fuente para evitar un golpe de calor

Moja tus pies, tobillos, manos, muñecas y nuca para bajar tu temperatura. Si puedes, date una ducha fresca.

© Depositphotos.com/lucidwaters

¿Qué hacer si alguien presenta los síntomas?

Si notas que tú o una persona a tu alrededor puede estar sufriendo esta condición, desabrígalo, llévalo a la sombra o a un sitio fresco, y ofrécele agua fresca para beber. No administres medicamentos antifebriles sin antes saber cuál es la causa, ni apliques cremas o productos en la piel.

Si los síntomas no ceden luego de estas atenciones, consulta a un médico para realizar un tratamiento para golpes de calor. Y recuerda: antes que atender, siempre es mejor intentar prevenirlo actuando con responsabilidad.

"Evita estar al sol en los horarios más delicados, no hagas deportes en ambientes calurosos, y asegúrate de beber agua a lo largo del día."

'

"Las personas mayores, los niños pequeños y quienes tengan su inmunidad reducida son más propensos a desarrollar esta condición. Sin embargo, cualquiera puede sufrirla."