Receta de Glaseado Espejo de Chocolate

El glaseado espejo te encantará, ¡es la última tendencia en decoración de tartas!. Convierte un pastel simple en una obra de arte con esta receta. ¡Tu torta parecerá un espejo!

Bombones decorados con glaseado espejo de chocolate

© Depositphotos.com/TorriPhoto

Este glaseado es fácil de aplicar: sin más lo vuelcas sobre el pastel frío y dejas que escurra el excedente, logrando un efecto genial.

¿Cómo se hace el Glaseado Espejo?

El glaseado espejo, o “mirror glazing”, es la nueva tendencia en decoración de tartas. Con una composición fluida que se solidifica, una textura tentadora y un acabado brillante que puedes colorear a tu gusto, te permite reflejar tu imagen sobre la torta creando un efecto extraordinario. Puedes aplicarlo en casi cualquier postre o bizcochuelo, siempre que logres previamente una superficie lisa y pareja.

El primer paso será preparar la tarta en el sabor y con la receta que quieras (te recomendamos estos consejos para que salga perfecta). Déjala enfriar en el molde, luego desmolda y recorta para darle la forma definitiva. También puedes rellenar con la crema para tortas que quieras, frutos secos, chocolate, merengue, o lo que desees.

Ya listo, debes hacer una cobertura que la deje lisa, pareja, y que permita lograr la superficie que luego facilite aplicar el glaseado. Para ello, cubre con mousse de chocolate y congela, o sino usa fondant estirado, cubriendo todo el pastel con una cierta firmeza (el glaseado cremoso no permitiría un buen resultado). No temas dar frío del refrigerador o de la nevera para lograr la textura adecuada.

Tarta decorada con glaseado espejo de colores

Antes de que solidifique, el glaseado de chocolate espejo puede complementarse con granas, frutos secos, hilos de chocolate, etc.

© Depositphotos.com/antonina.latayko@gmail.com

Receta de glaseado espejo

Para preparar este glaseado de chocolate necesitarás:

  • 80 cm3 (1/3 taza) de agua fría para hidratar la gelatina
  • 15 gramos (unas 2 cucharadas) de gelatina, con o sin sabor
  • 100 cm3 (1/3 taza + 1-½ cucharadas) de agua para el jarabe
  • 200 gramos de azúcar común
  • 200 gramos de glucosa, o sirope de maíz
  • 150 cm3 (½ taza) de leche condensada
  • 100 gramos de chocolate blanco, cortado en trocitos pequeños (elige uno de muy buena calidad)
  • Colorante vegetal líquido o en gel, del color que quieras

Además, te recomendamos tener listo un termómetro de repostería, para lograr el punto exacto en base a la temperatura que tenga la mezcla.

Preparación

1. Mientras el pastel y su cobertura enfría, pon la gelatina en el agua y deja reposar, mezclando un poco para disolverla.

2. En el bol de la batidora, pon el chocolate picado en trocitos pequeños.

3. Prepara el jarabe poniendo el agua, el azúcar y la glucosa en una olla, revuelve un poco, y calienta a fuego medio (puedes usar baño María, si prefieres) hasta que todo se disuelva a la perfección.

4. Retira del calor y agrega la mezcla de la gelatina.

5. Añade la leche condensada, e integra bien con una espátula.

6. Vuelca todo sobre el chocolate picado, deja reposar unos 3-5 minutos, y comienza a batir primero a velocidad lenta, para luego continuar a velocidad media-alta, hasta integrar en una preparación homogénea y brillante.

7. Puedes colorear en el batido, o primero batir y luego dividir la preparación en contenedores separados, para hacer glaseado espejo de colores.

8. Controla la temperatura mientras bates: cuando alcance los 32°C (90°F) puedes poner el glaseado sobre el pastel.

Cómo aplicar el glaseado de chocolate espejo

  • Cubre la mesada con papel film o papel manteca.
  • Pon el pastel ya cubierto y bien frío en una rejilla con pie (si no tienes, coloca un cuenco boca abajo en la mesada, y una rejilla o un plato de igual o apenas menor tamaño que la base del bizcochuelo por encima, para que al volcar el glaseado pueda escurrir fácilmente).
  • Sin más, vuelca la preparación sobre la torta lisa y fría, dejando que escurra naturalmente. Asegúrate que tenga los 32°C, pues si enfría no lograrías esa superficie lisa y perfecta que buscas.
  • Deja que escurra, y que enfríe y solidifique a temperatura de ambiente.
  • Cuando tome cuerpo y deje de escurrir, lleva el pastel a un plato o bandeja, y termina de enfriar en el refrigerador hasta el momento de servir.

Esta técnica para hacer glaseado espejo de chocolate es fácil y, una vez que la pruebes, ya nunca más volverás a decorar tratas de otra manera. ¡Puedes combinar distintos colores para lograr acabados únicos!

Escrito por: Eugenia