Tecnología
Como evitar los cuellos de botellas en Juegos para PC

Evitando los cuellos de botellas al jugar en tu pc

04/05/20 por Staff de CHP

La incursión y el auge de nuevas tecnologías como la IA y la red 5G, ha permitido que el sector de los videojuegos ofrezca títulos cada vez más realistas. Y es que la experiencia en cuanto a inmersión y realismo en muchos de los videojuegos actuales es simplemente alucinante. 

En los últimos años la evolución de los juegos ha sido indudablemente palpable, desde los juegos online hasta los shooters, survival horror o RPG. Sin embargo muchos usuarios aún creen que con solo tener una GPU potente correrán todos los juegos de manera fluída y con los valores gráficos al máximo. Si bien las placas bases pueden jugar un rol importante, otros componentes claves del ordenador como lo es el CPU, la RAM y la GPU son factores claves que ayudarán a prevenir los cuellos de botellas al jugar en tu PC.

¿Qué es eso del cuello de botella y cómo puedo saber si mi pc sufre de ello?

Determinar con exactitud todas las prestaciones técnicas de los componentes que tenemos en nuestro pc para luego evaluar si todos estos hardware trabajarán de manera equilibrada es una tarea sumamente complicada. Si bien en la red existen utilidades que ayudan a evaluar esta situación, en muchas ocasiones nos vamos a ver sufriendo de cuellos de botellas.

Por regla general se dice que hay un cuello de botella cuando algún componente del PC no puede satisfacer la demanda de datos que exige otro componente del ordenador. El caso más común se da en aquellos ordenadores que cuentan con una tarjeta gráfica de gama alta y un CPU de gama media/baja. 

Por ejemplo, supongamos que tengamos instalado en nuestro pc una gráfica NVIDIA GTX perteneciente a la reciente serie 2000 pero contamos con un CPU Core i5. Para tareas sencillas como codificar/decodificar vídeos no notaremos pérdida de rendimiento pero al ejecutar un título de juego AAA si notaremos pérdidas importantes de FPS, provocando los constantes lags. ¿Qué sucede en ese caso? pues nuestro CPU simplemente no puede soportar las cargas de trabajo que envía la GPU por lo que provoca que la tarjeta gráfica se congestione y rinda muy por debajo de su potencia real. 

Aunque se ha mitigado mucho, la RAM también pueden crear cuellos de botellas ya sea cuando se usa poca cantidad o frecuencias variadas y/o bajas. Los casos más comunes se dan cuando ocurre la renderización o edición de fotos y vídeos ya que en ese momento se suele usar importantes cantidades de RAM y si el equipo no cuenta con suficiente cantidad o posee una frecuencia baja o variable de memoria, los datos tardan más en enviarse al CPU/GPU, provocando los estados de “idle” o espera.

Para conocer si tu PC sufre de cuellos de botella es complicado, sin embargo, existen excelentes aplicaciones que nos ayudarán a determinar este tipo de situaciones. Entre las más destacables tenemos:

• TheBottleNecker

• MSI Afterburner

 

¿Cómo evitar los cuellos de botella?

La solución más idónea es reemplazar el componente que está provocando la situación (sobre todo si ya es considerado antiguo), una vez que hayamos determinado el causante. No obstante, si no se cuenta con lo recursos económicos se puede recurrir al overclocking para tratar de compensar las cargas de trabajo.

¿Cómo armar tu propia PC gamer?

Todos los gamers sueñan con poder tener su propia PC, es decir, una máquina que les permita jugar justo a su medida, pero en la mayoría de los casos se abstienen, ya que piensan que esto puede resultar imposible.

Te puede interesar
Más sobre Informática

Gracias por leer Evitando los cuellos de botellas al jugar en tu pc , si te gustó esta nota, suscribete a cualquiera de nuestras redes sociales y compartilo.

Te gusta esta nota?