Para evitar que las alcachofas o alcauciles se ennegrezcan por contacto con el aire, se deben rociar con jugo de limón, frotarlas con medio limón o añadir el jugo de limón al agua de cocción.