Técnica para Esmerilar Vidrios con Pasta

Hoy queremos enseñarte un paso a paso fácil para esmerilar vidrios en casa, usando un recurso genial que puedes conseguir en tiendas de artesanías, en ferreterías y en pinturerías. Se trata de la pasta esmeriladora, un producto que tiene una acción abrasiva sobre el cristal, creando una diferencia de textura que lo deja blancuzco.

Te puede interesar: Cómo hacer Vidrio Esmerilado

Por la alta precisión de esta mecánica podrás reproducir en cualquier superficie de vidrio diseños en patrón, dibujos, palabras en diversas tipografías o lo que quieras.

La técnica es permanente, así que te sugerimos considerar bastante bien qué es lo que deseas plasmar. Una vez aplicada la mecánica, el esmerilado es virtualmente imposible de eliminar, ¡así que debes pensarlo bien!

Una sugerencia es dibujar el vidrio no templado con una pintura al agua blanca (témperas, acrílicos, látex), rebajada con agua, imitando el diseño que deseas. Así podrás apreciar de manera bastante aproximada el resultado final, y definir si quieres hacer cambios o si, en definitiva, te gusta realmente la idea. Cuando te decidas, limpia el vidrio o el espejo con un paño humedecido en agua, repasa con alcohol o desengrasante, y ponte manos a la obra.

"Una vez aplicada esta técnica para esmerilar vidrio en casa, el diseño es virtualmente imposible de eliminar, ¡así que debes pensarlo bien!."

Finalmente, recuerda que no hay puntos medios, es decir, no podrás hacer degradados en el esmerilado, ¡tenlo en cuenta en tu diseño!

Pasos para esmerilar vidrios y cristales

Cuando tengas bien definido el diseño, imprímelo o dibújalo, y sigue esta técnica para esmerilar vidrios en casa:

1. Retira la ventana o procura ubicar el vidrio o el espejo sobre una mesa de trabajo, plana y firme, para trabajar con comodidad y más seguridad.

2. Limpia el vidrio con alcohol o un producto desengrasante.

3. Cubre toda la superficie con papel autoadhesivo de vinilo, el mismo que usas para cubrir carpetas y cuadernos de la escuela. Puedes usar el transparente, pero te recomendamos uno de color para facilitar el trabajo.

4. Ubica el impreso sobre el papel autoadhesivo, fijándolo con cola en aerosol o cintas. Para simplificar estos dos pasos, imprime el diseño directamente sobre el papel de contacto de vinilo antes de adherirlo al vidrio.

5. Usando un cuchillo de precisión (o un cúter) corta las partes del diseño donde quieras hacer el esmerilado. Haz cortes limpios y no dejes imperfecciones, especialmente en las esquinas. Al terminar de calar las zonas, repasa el papel adhesivo con la yema del dedo, asegurándote de que los bordes queden muy bien adheridos al vidrio.

Cómo usar la pasta esmeriladora. Guía para esmerilar vidrios y cristales.

Con este método puedes esmerilar con diseños, o por pieza entera para “opacar” vidrios y espejos de manera total.

© Depositphotos.com/grigvovan

6. Usando un cotonete embebido en alcohol (hisopo, Q-tip), vuelve a limpiar el vidrio expuesto en el calado. Debes retirar los restos de adhesivo del papel y la grasa natural que tu dedo pueda haber dejado.

7. Con guantes y gafas de protección (indispensables, pues el producto puede dañar tu piel y tus ojos) aplica una capa generosa de crema esmeriladora sobre las zonas donde dejarás la marca (con un pincel o espátula pequeña y flexible). La capa debe ser lo suficientemente gruesa como para que ya no veas el vidrio, pero tampoco de manera excesiva.
Asegúrate de que la crema sobresalga del calado, posándose apenas sobre los bordes del vinilo, para hacer diseños limpios y parejos. Trabaja rápidamente, para que todo el vidrio tenga el mismo tiempo de exposición al producto.

8. Deja que la pasta esmeriladora trabaje por el tiempo recomendado por el fabricante, que deberías poder leer claramente en el envase. Normalmente se requiere entre 30 y 60 minutos para que actúe.

9. Ya listo, lava el vidrio con agua tibia. Si esto no fuera posible, repásalo primero con una espátula de goma para quitar el excedente de crema, y luego limpia con una esponja embebida en agua tibia, para quitar absolutamente toda la pasta que haya quedado. Usa guantes también en esta tarea.

"Recuerda que no hay puntos medios, es decir, no podrás hacer degradados en el esmerilado, ¡tenlo en cuenta en tu diseño!."

10. Finalmente, analiza el resultado para verificar si hay zonas donde debas volver a aplicar pasta esmeriladora (repitiendo a partir del paso 6 de esta lista) y, si estás conforme, retira el papel autoadhesivo y limpia el vidrio para quitar los restos de adhesivo.

Con esta técnica para esmerilar vidrios con pasta podrás imprimir un diseño atractivo a los cristales. ¡Ahora toca planificar cómo embellecerás tu hogar con ella!