Cómo Elegir un Empleo

Escrito por: Eugenia

71% de votos positivos

Si puedes darte el lujo de escoger un empleo, ten presentes estos consejos para conseguir el que más se adapte a tus intereses, gustos y necesidades.

El mejor empleo para elegir

El mercado laboral, en nuestros tiempos, se encuentra en una situación difícil. A diario hay más y más egresados de carreras profesionales; a diario hay más y más personas en busca de una mejora en su situación financiera. Y los puestos laborales no abundan, en cambio, parecieran ser cada vez más escasos.

Cómo Elegir un Empleo

© Depositphotos.com/mirexonlife

Consejos para elegir el mejor empleo. El objetivo del empleo.

Lo cierto es que el mercado sigue ampliándose y, con suerte, podrás tener un perfil adecuado (en tu experiencia, conocimientos, aptitudes y actitudes) como para insertarte en el mercado laboral sin dificultades ni excesivos tiempos de espera. Y si tienes el privilegio de tener libertad de elección, es decir, que no te urge conseguir "algún" empleo, sino que tienes un empleo y estás buscando casi desinteresadamente el próximo, o aún no has finalizado tus estudios, puedes darte el lujo de elegir el empleo que deseas, sin presiones, apuros ni necesidades.

"Si puedes elegir empleos sin presiones ni urgencias, tómate un tiempo en decidirte."

Te puede interesar: Consejos sobre Cómo Prepararse para una Entrevista de Trabajo

Si puedes elegir empleos sin presiones ni urgencias, tómate un tiempo en decidirte. No estás en una posición en la que debas tomar una decisión a la ligera, ni tampoco es imprescindible que tomes el primer empleo que te ofrezcan. Toma tu tiempo, analiza tus opciones y también tus deseos al respecto.

El objetivo del empleo

El objetivo de todo empleo es ganar dinero, seguro. Pero hay mucho más en juego. Por ejemplo, debes saber cuánto dinero deseas ganar. Aquí tenemos en cuenta el dinero que "necesitas" ganar (la suma para pagar el alquiler o la renta, los impuestos y servicios, los gastos de escolaridad, del coche y todos los imprescindibles), y también lo que "quieres" ganar (si deseas tener ahorros, si quieres poder comprar ropa nueva cada mes, si deseas contratar televisión por cable o satelital y demás).

Así, podrás evaluar el sueldo ofrecido, en relación al sueldo deseado. Si no tienes urgencias, no elijas un empleo con un sueldo menor al que quieres, y sigue buscando. A lo sumo, toma el empleo con la suma más aproximada al sueldo que pretendes, en verdad, y sin ilusiones de convertirte en millonario en cuestión de un mes.

Tres aspectos para elegir el mejor empleo

Pero más allá del sueldo, el empleo tiene otros objetivos. Incluye aspectos sociales, culturales y también personales. El mejor trabajo que puedes elegir es aquél que, además de procurarte un buen pasar financiero para poder cumplir, al menos, con tus gastos indispensables, es el empleo que te permite sentirte a gusto y desarrollarte.

Busca un empleo que cumpla con tus satisfacciones en las tres áreas. En lo social, un empleo en una oficina, si quieres compartir con colegas, o en una microempresa si no quieres grupos grandes. Elige la empresa a partir de los comentarios de sus empleados en relación al ambiente laboral que te aporte felicidad y tranquilidad, sin obstáculos ni contratiempos, y también escoge el empleo que te permita crecer dentro de la organización, si es lo que deseas, o que te procure un buen entrenamiento y constante desarrollo si es tu anhelo.

"Escoge el empleo que te permita crecer dentro de la organización, si es lo que deseas, o que te procure un buen entrenamiento y constante desarrollo."

Finalmente, no olvides los aspectos prácticos al elegir un empleo: si está en una zona residencial o urbana/industrial, si es una actividad que no pone en riesgo tu salud, si te permite movilizar el cuerpo, etc. Estos aspectos se suman a las tradicionales: a qué distancia está (si necesitas ir en coche, en autobús, si el transporte va por tu cuenta o a cargo de la empresa), los beneficios agregados (cobertura de salud, dental, aguinaldo, participación en las ganancias, descuentos y promociones, premios y otros), y si es una actividad que te da placer (que no te avergüenza confesar, que no atenta contra otras personas, que te permite bienestar a todo momento).