Consejos para elegir el biberón

Al igual que el chupete, el biberón o mamadera es un elemento que debemos escoger con cuidado y dedicación. No sólo es un "vaso" para alimentar e hidratar a tu hijo, sino que es un elemento que debe asegurar su seguridad, higiene y buen desarrollo. Veamos algunos puntos a tener en cuenta para su mejor elección.

Te puede interesar: Cómo elegir el chupete del bebé

Seguridad al elegir el biberón

Lo principal es asegurarnos de que el biberón sea de la más alta calidad. Sus materiales deben ser hipoalergénicos y puros, sin colorantes, tintas ni aditivos que pudieran contaminar al bebé. Asegúrate de comprarlo en su envase sellado, con clara identificación de su fabricante, y que cumpla con los estándares de calidad de tu país. No debe tener "costuras" o cierres afilados, partes sueltas o que puedan desprenderse, ni olores desagradables. Luego, asegúrate de esterilizarlo antes de dárselo a tu pequeño.

"No hay un biberón que acompañe todo el primer año de tu bebé, pues debe ser uno de acuerdo a las exigencias de tu pequeño."

El tamaño y material del biberón

No hay un biberón que acompañe todo el primer año de tu bebé, pues debe ser uno de acuerdo a las exigencias de tu pequeño. Para los primeros meses de vida debe ser de unos 100 ml de capacidad, aproximadamente, para luego pasar a uno de 350-450 ml, e incluso mayor para cuando sólo lo tome por placer (con té, jugos y demás). Un biberón de tamaño adecuado no sólo es más cómodo, sino que evita la contaminación u oxidación de los líquidos dentro.

Con respecto al material, encontraremos los antiguos de vidrio y los modernos de plástico.

Biberones de vidrio: Los de vidrio no absorben olores ni reciben marcas de los alimentos, favoreciendo la higiene. Son fáciles de esterilizar, no desprenden sustancias inadecuadas, y soportan bien los cambios de temperatura. Como contra, pueden ser peligrosos cuando el bebé comienza a tomar solo la botella, o cuando lo trasladas y recibe golpes.

Biberones de plástico: Son muchísimo más resistentes a los movimientos, más livianos y pueden tener formas llamativas y ergonómicas, lo que permite que los bebés los tomen con sus manos y hasta beban solos de él. Deben ser de la más alta calidad, pues algunos más económicos suelen absorber olores, se dificulta su esterilización en caliente, y pueden desprender sustancias al tener contenidos calientes.

La tetina y forma del biberón

Es importante elegir la tetina correcta. Así como en los chupones, las hay redondas y anatómicas, las segundas más similares al pezón materno. También se clasificarán según su material de composición: las de goma (o caucho) son más resistentes a mordiscos y tirones, pero más absorbentes de aromas y sabores, mientras que las de silicona soportan menos los jalones, pero son mucho más higiénicas.

En cuanto a la forma, elige un biberón pequeño y fácil de manipular para los primeros meses de tu bebé, y luego reemplázalo por uno con asas que facilite el desarrollo de su coordinación y sus movimientos. Para cuando el niño ya es mayor, un biberón ergonómico, con asas o con forma de O puede ser conveniente, pues facilita su uso y podrás hallarlo en tamaños mayores.

Siempre asegúrate de que sea de alta calidad, higiénico, que su tetina no esté mordida ni contaminada, y que facilite la alimentación de tu bebé, con o sin tu ayuda.

"Elige un biberón pequeño y fácil de manipular para los primeros meses de tu bebé, y luego reemplázalo por uno con asas."