Ejercicios para mejorar la circulación

Calambres, hormigueos o frío en manos y pies pueden ser producto de una mala circulación. Realiza los siguientes ejercicios para mejorar la irrigación sanguínea.

100% de votos positivos

Ventajas de una buena circulación

Fomentar la mejor circulación sanguínea es sólo beneficial para nuestro ser. Una adecuada y abundante irrigación a cada célula del cuerpo favorece su nutrición, el aporte de oxígeno, y también colabora en la eliminación de desechos y toxinas. Nos aporta vitalidad, energías, minimiza nuestra predisposición a enfermedades, elimina várices y manchas, y hasta mejora nuestro aspecto.

Dado que son todo beneficios, aprende a potenciar tu circulación con simples ejercicios.

Ejercicios para mejorar la circulación en las piernas

  • Para fomentar la irrigación sanguínea en la zona de pies y piernas, prueba recostarte en el piso con los brazos estirados a los lados del cuerpo.
  • Flexionando la rodilla, eleva la pierna derecha y haz un ángulo de 90 grados con tu pierna.
  • Luego, dibuja círculos en el aire con tus pies; cinco círculos hacia un lado y cinco hacia el otro. Baja lentamente la pierna, y repite con la izquierda.
  • A continuación, vuelve a elevar la pierna derecha, y esta vez lleva los dedos de los pies hacia delante y hacia atrás diez veces, baja la pierna y repite con la izquierda.

Ejercicios para mejorar la circulación en los glúteos

  • Aún recostado en el piso, voltéate para quedar boca abajo, apoyando el mentón en el piso.
  • Separa un poco las piernas y estira los brazos hacia los lados, siguiendo la línea de los hombros.
  • Inspira profundo mientras elevas la pierna derecha, estirada, y mantén la pose unos segundos.
  • Exhala mientras la bajas hasta el piso, y repite con la pierna izquierda.
  • Hazlo unas cinco veces con cada pierna para potenciar la circulación a los glúteos, facilitar las funciones intestinales, y también aliviar cólicos y dolores menstruales.

Ejercicios para la circulación de la pelvis y abdomen bajo

  • Sigue recostado, nuevamente boca arriba y con los brazos a los lados.
  • Con las piernas estiradas y apenas separadas entre sí, inspira mientras elevas la derecha bien estirada, dejándola perpendicular al piso.
  • Con el pie, dibuja pequeños círculos en el aire, hacia uno y otro lado.
  • Exhala mientras bajas la pierna, y repite con la izquierda. Hazlo unas tres a cinco veces con cada pierna.

Ejercicios para mejorar la circulación de los brazos

  • Párate erguido, con la espalda recta y confortable, y la cabeza derecha mirando al frente.
  • Separa las piernas para dejar los pies a las alturas de la cadera.
  • Inspirando, eleva los brazos hasta la línea de los hombros para dejarlos bien estirados, como si estuvieras empujando las paredes.
  • Manteniendo esa posición, gira los dedos de las manos en movimientos circulares, sin movilizar tus codos.
  • Hazlo hacia un lado y hacia el otro, y luego repite el estiramiento hacia los costados.
  • Exhala mientras bajas los brazos, y repite alternando con el siguiente ejercicio.

"Los ejercicios para mejorar la circulación sanguínea aportan vitalidad, energías, y minimizan la predisposición a enfermedades."

Ejercicios para mejorar la circulación en el torso

  • Manteniendo la postura erguida y con los brazos a los lados del cuerpo, comienza a elevar el derecho estirado hasta dejarlo apuntando hacia el techo.
  • Estíralo, como si quisieras tocarlo con las puntas de los dedos.
  • Suavemente, mueve la cadera hacia el lado opuesto, sintiendo un confortable estiramiento en el lado de la espalda.
  • Vuelve lentamente a la posición original, y repite con el brazo izquierdo.

"Una adecuada irrigación sanguínea a cada célula del cuerpo favorece su nutrición, el aporte de oxígeno, y colabora en la eliminación de toxinas."