Cerebro Sano con Ejercicios Mentales

El cerebro consta de dos hemisferios cerebrales simétricos; el izquierdo y el derecho. Aunque las diferencias en funcionamiento entre los dos hemisferios son mínimas, existen ciertas funciones intelectuales que pueden ser localizadas en cada uno específicamente.

Te puede interesar: Cómo Mantener el Cerebro Activo y en Buena Forma

Funciones del hemisferio izquierdo

Por ejemplo, el hemisferio izquierdo cumple más fácilmente con funciones como la habilidad numérica, el lenguaje escrito, lenguaje hablado, razonamiento, habilidad científica, y control de la mano derecha. Una anomalía en la estructura del hemisferio izquierdo puede producir, por ejemplo, tartamudeo o alguna condición en el habla.

"El hemisferio izquierdo es usualmente el más utilizado, ya que en la sociedad en que vivimos tendemos a utilizar la lógica."

Funciones del hemisferio derecho

Por el contrario, el hemisferio derecho cuenta con funciones como la percepción tridimensional, la perspicacia, el sentido artístico y la imaginación, el sentido musical y el control sobre la mano izquierda. El hemisferio izquierdo es usualmente el más utilizado, ya que en la sociedad en que vivimos tendemos a utilizar la lógica.

Ejercicios para el cerebro

Existen algunos ejercicios, como por ejemplo la llamada gimnasia cerebral, que sirven para potenciar el funcionamiento neurológico, y que incluyen una serie de movimientos corporales que mejoran las conexiones entre el cerebro y el cuerpo, además de desbloquear los puntos de tensión y disminuir el estrés.

Asimismo, existe un grupo de ejercicios mentales que ayudan a mantener el cerebro flexible. Se trata de los juegos mentales, como por ejemplo, los juegos de memoria, de visualización y de razonamiento.

Otra forma de mantener el cerebro activo es realizando tareas complejas e intelectualmente demandantes, que obliguen a la mente a mantenerse con altos índices de actividad. Tareas como aprender un idioma, recordar números de teléfono y contraseñas, y alguna nueva que no se haya realizado antes, son excelentes para mantener el cerebro sano.

Por último, realizar ejercicios físicos, como caminar, nadar, trotar, entre muchos otros, ayuda a la irrigación del cerebro y mantener un buen estado de salud.

"Otra forma de mantener el cerebro activo es realizando tareas complejas e intelectualmente demandantes."