Emociones Negativas que Afectan tu Cuerpo

¿Quieres vivir sin dolores y con una salud fenomenal?. Necesitas comprender cómo las emociones negativas afectan tu cuerpo y debilitan las barreras defensivas contra todo tipo de males. Conócelos divididos según cada zona de nuestro ser comúnmente asociadas a los pensamientos negativos, al estrés, a los rencores y otras nefastas situaciones que, seguro, querrás descartar de tu vida a partir de hoy.

Te puede interesar: Los Dedos del Pie y las Emociones

Reconociendo el dolor y las emociones

El dolor y la enfermedad pueden tener una miríada de probables causas. Hay dolores que son producto de golpes, torceduras, jalones (malos movimientos y posturas), esguinces, pueden deberse a ciertas acciones (toser demasiado por una enfermedad te dejará con dolor en el tronco y la espalda, por ejemplo) o también, pueden ser la consecuencia física de una emoción negativa que vienes cargando.

Las enfermedades también tienen distintas causas. Puedes haberte contagiado con un virus, una bacteria u otro parásito, puede que tengas cierta predisposición genética o una marca familiar por esa enfermedad que has traído desde el nacimiento, haber llevado una vida de vicios (como el tabaco, el alcohol o la mala alimentación) o, finalmente, la enfermedad puede ser el reflejo que tu cuerpo hace sobre tus sentimientos y emociones.

"Hay algunos dolores físicos que pueden ser la consecuencia de una emoción negativa que vienes cargando."

En esta nota sólo nos referiremos a las dos últimas explicaciones posibles: lo que nuestras emociones provocan en nuestro organismo, por dentro y por fuera.

Dolores producidos por emociones negativas

Dolores de cabeza: Son unos de los más habituales y, cuando no hay una causa física o ambiental, pueden deberse a la presencia de estrés y sobrecargas emocionales, ya sea por sentimientos no resueltos o emociones negativas habituales, incluyendo rencores y enojos.

Dolores de cuello y nuca: Los “dolores emocionales” en esta zona se relacionan mayormente a los sentimientos de culpa y auto-recriminación por desaciertos. No perdonarte a ti mismo o esperar demasiado de ti y decepcionarte constantemente también provocará dolores en el cuello y la nuca.

Dolores en los hombros: Estas dolencias suelen deberse a tensiones habituales por llevar demasiadas cargas (responsabilidades) en la vida diaria. Aprende a delegar y liberar responsabilidades que no sean sólo tuyas para eliminarlo.

Dolores en los codos: Estos males físicos pueden tener, como causa emocional, la resistencia a los cambios indeseados e inesperados en la vida. No dejar ir el pasado traerá dolores en estas zonas de los brazos.

Dolores en las manos: Muy habituales, suelen indicar una falta de conexión (emocional, personal) con las personas que te rodean, y la dificultad de integrarte en nuevos ámbitos sociales.

Explicación emocional de ciertos dolores físicos. Algunos dolores producidos por emociones negativas. Emociones que generan malestares físicos

Los dolores en las rodillas pueden tener, como causa emocional, el no sentirte valorado ni apreciado por tu pareja o tu familia

© Depositphotos.com/lightwavemedia

Dolores de espalda: Los dolores en la parte alta de la espalda, de causa emocional, suelen deberse a la falta de apoyo por parte de tus seres queridos y al sentimiento de soledad. Los dolores de la parte baja de la espalda, por su parte, a menudo se relacionan con los constantes o graves problemas financieros, y la mala sensación de ser el único ingreso en un grupo familiar compuesto.

Dolores en las caderas: A nivel emocional, el dolor en la zona de las caderas puede deberse a nuestro rechazo por adaptarnos a los cambios de vida y a la preocupación por un futuro incierto. También puede aparecer antes de tomar un viaje a una zona desconocida, a cambiar de trabajo u otros similares.

Dolores en las rodillas: Los dolores de rodillas se relacionan muy fuerte al exceso de vanidad, un ego demasiado desarrollado y, con ello, a la dificultad de “arrodillarse” ante otras personas, sean jefes, superiores u otros que no consideras dignos de tu humildad.

Dolores de pantorrillas: La parte baja de las piernas puede presentar dolores emocionales debido a celos, resentimientos y a sentirnos poco valorados por las personas queridas.

Dolores en los tobillos: Estas dolencias podrían deberse al rechazo por gozar (de la vida, del cuerpo, de lo que sea); cuando tienes demasiadas preocupaciones y sientes que “no mereces” disfrutar, podrías desarrollar estas molestias.

"A nivel emocional, el dolor en la zona de las caderas puede deberse a nuestro rechazo por adaptarnos a los cambios de vida y a la preocupación por un futuro incierto."

Dolores en los pies: La falta de confianza en el camino de vida que hayas elegido, la constante negatividad en tus emociones y el pesimismo podrían dejarte con un constante dolor en los pies, tanto en el empeine como en las pantas.

Ahora puedes ver claramente cómo las emociones afectan el cuerpo y provocan dolores y molestias en distintos niveles; sólo resta que los identifiques y resuelvas la negatividad en tu vida, para tener mucho más goce de tu propio cuerpo.