Cómo Eliminar el Doble Mentón con Ejercicios

Aprende algunos ejercicios para reducir el doble mentón y estilizar la papada. ¡Son fáciles y puedes hacerlos en cualquier momento y lugar!

Cómo Eliminar la Papada

Para eliminar el doble mentón, o “la papada”, no hay nada como hacer ejercicios que tonifiquen los músculos y que tersen la piel de nuestro cuello. Estos movimientos son muy fáciles de realizar, sea cual sea tu condición física, edad, o el estado que tenga la piel por debajo de tu rostro. Sólo asegúrate de hacerlos cada día hasta notar resultados, y sigue practicándolos con la regularidad que prefieras para combatir la flacidez facial.

Mujer luciendo una papada tersa y suave

© Depositphotos.com/yekophotostudio

Logra un cuello sexy con estos ejercicios para el doble mentón. Hazlos a diario, ¡y en pocas semanas comenzarás a ver los resultados!

Pero antes, debes analizar cuál es el estado actual, pues una papada muy abultada o con piel demasiado colgante quizás sea merecedora de algunos tratamientos estéticos. Consulta con tu doctor para conocer cuáles son tus opciones, sean o no quirúrgicas. Si has tenido operaciones o lesiones recientes, también consúltale si estás en condiciones de realizar los movimientos descriptos aquí. Luego, y una vez que tengas su aprobación, puedes incorporarlos a tu rutina diaria.

"Antes de hacer esta rutina debes analizar el estado actual, pues una papada muy abultada o con piel demasiado colgante quizás necesite tratamientos estéticos."

Te puede interesar: Cómo Eliminar la Papada

6 ejercicios para el doble mentón

Practica estos ejercicios cada día, todos en una misma rutina o, al menos, dos de ellos. Cuando notes cambios podrás ajustarla según tu meta por cumplir o tu disponibilidad de tiempo:

Calentamiento: El primer movimiento es un leve calentamiento de los músculos. Ponte de pie o toma asiendo, cómodo y en buena postura, con la mirada al frente. Elige un punto donde puedas fijar la vista y, con la boca cerrada, simplemente lleva el rostro hacia adelante y atrás (imagina el movimiento que hacen las gallinas con su cabeza). Hazlo 10 veces.

Ejercicio 1: Abre un poco la boca, y cubre los dientes inferiores con tu labio inferior. Lleva el labio superior hacia abajo, cubriendo el inferior, y vuelve a elevarlo. Repite 5 veces.

Ejercicio 2: Saca la lengua tanto como puedas, sin inclinar el rostro hacia abajo o arriba, y llévala tan cerca de tu nariz como te sea posible. Repítelo 5 veces.

Ejercicio 3: Gira la cabeza hacia la izquierda, tanto como puedas, sin dolor ni exigiendo tu cuello. Lleva sólo el mentón hacia adelante, tensando el cuello y sintiendo cómo se estira. Vuelve a la posición de base y repite 5 veces en total. Luego, mira a la derecha y repite 5 veces en total.

Ejercicio 4: Mira hacia arriba, como si vieras a una persona muy alta (no al techo). Haz la forma de un beso con la boca, y siente cómo tu cuello trabaja. Mantén ese “beso” por unos 5 segundos, vuelve a relajar la boca, y repite un total de 5 veces.

Ejercicio 5: Forma dos puños con las manos, los codos posados en una mesa si prefieres, y coloca el mentón sobre ambos puños (imagina que estás viendo por la ventana). Empuja tu cabeza hacia arriba con los puños, e impulsa con el mentón hacia abajo, sin abrir la boca. Mantén esta tensión por 3-5 segundos, y repite un total de 5 veces.

"Practica estos ejercicios para eliminar la papada todos los días, en la misma rutina o al menos dos por vez."

Persona de la tercera edad observando su doble mentón. Se puede reducir con ejercicios simples.

Practica esta rutina cualquiera sea tu género, edad o condición física. ¡Todos se beneficiarán de estos movimientos!

© Depositphotos.com/JanMika

Ejercicio 6: Une bien las muelas una sobre otra, presionándolas (sin exageraciones), y dibuja una sonrisa forzada extendiendo las comisuras (no es necesario que sea una sonrisa “bonita”). Mantén la tensión por 5 segundos, relaja el rostro, y repite un total de 5 veces.

Un doble mentón abultado se puede reducir con ejercicios simples, y los puedes realizar en tus momentos libres, en casa, en el coche mientras esperas a que termine de pasar el tren, o cuando quieras.