Cómo cuidar nuestra salud en el lugar de trabajo

Escrito por: Eugenia

67% de votos positivos

Acciones a poner en práctica para lograr un ambiente de trabajo saludable.

La salud en el entorno de trabajo

El cuidado de la salud en el hogar, pareciera ser cosa mucho más sencilla que el cuidado de la salud en el lugar de trabajo. El ajetreo, el estrés, los cambios bruscos de temperatura, los sonidos estridentes, las luminarias fluorescentes y las pocas condiciones de salubridad ponen en riesgo nuestro bienestar a diario, y no solemos notarlo sino hasta ya haber caído enfermos.

Cómo cuidar nuestra salud en el lugar de trabajo

Higiene y salud van de la mano

Hay algunas acciones que podemos poner en práctica para lograr un ambiente de trabajo saludable, y lo primero a lo que debemos prestar atención es a la higiene personal. Durante los últimos meses invernales, ante la amenaza de gripe internacional, escuchamos hablar mucho sobre el lavado de manos. Y la estación de calor no debiera interrumpir esta saludable actividad.

Cuando estés en la oficina, procura lavar tus manos regularmente. Recuerda que el teclado y el mouse, así como el teléfono y el saludo de contacto con las personas estarán depositando sobre tus manos gérmenes y bacterias en forma continua. Luego, al ingerir alimentos, al cubrir tu boca para estornudar, bostezar o toser, o al tocar tu rostro, podrías poner en peligro tu salud. La higiene de tus manos, así como la desinfección periódica de estos elementos, será parte importante de tu plan de salud.

Ordena y limpia tu lugar de trabajo

El orden y la limpieza general hará también su parte. En especial en las oficinas alfombradas: procura mantener el orden de tus elementos y la higiene de las superficies, para evitar la acumulación de polvos y suciedades. Además del servicio de higiene contratado, debes hacer tu parte para lograr una oficina saludable. Por lo general, las oficinas son sitios poco ventilados. Por ello, si utilizas pañuelos descartables, lo mejor es desecharlos en los contenedores del baño o en contenedores con tapa, y no en el papelero que conservas junto a tu escritorio.

Algo muy saludable por hacer es colocar una planta en tu oficina. Esta planta ayudará a oxigenar el aire que respiras, y por lo general requiere de pocos cuidados. Además, las plantas con flores son una grata compañía, que te va a ayudar a armonizar tus horarios laborales, haciendo más ameno el trabajo y proporcionándote alegría extra. Eso sí: si la planta está marchita, procura cuidarla para que mejore; y si está ya muy maltrecha, reemplazala por una saludable y alegre.

"Cuando estés en la oficina, procurá lavar tus manos regularmente."

Te puede interesar: Cómo cuidar la salud en la mujer

Evita el sedentarismo

Recuerda estirar tus piernas de vez en cuando. Si no puedes salir del edificio o ir a la azotea, al menos puedes hacer una pequeña escapada al baño, salpica tu cara con agua fresca, higieniza tus manos y da un buen bostezo con la boca bien grande y abierta. Esto te ayudará a despabilarte, y renovar tus energías.