¿Cuánto tiempo duermen los bebés? Creando hábitos de sueño

¿Duerme demasiado tiempo? ¿Duerme muy poco? ¿No tiene una frecuencia de llantos y descanso? Conoce los hábitos de sueño del bebé desde el nacimiento.

El hábito de sueño desde el nacimiento

El sueño de los bebés: del nacimiento a los 4 meses

Cada bebé es único y particular, incluso en sus rutinas de comer, descansar y aprender jugando. Por otro lado, hay ciertos estándares considerados como normales, dentro de parámetros establecidos que definen la cantidad de descanso necesario para un correcto desarrollo. Aprende cuáles son los patrones de sueño típicos de los bebés, desde su nacimiento hasta alcanzar los 3 meses de edad.

El sueño de los recién nacidos

Los recién nacidos necesitan mucho descanso, pues están en una etapa de desarrollo físico y cognitivo significativa. Es normal que el pequeño duerma hasta 17 horas por día, de manera algo interrumpida, pues la libre demanda de la alimentación provocará llantos y, a veces, hasta deberás ser tú quien lo despierte.

En las primeras semanas de vida es poco habitual que los niños y niñas duerman más de tres a cuatro horas seguidas. Hacen breves despertares para comer y entretenerse, y también a la hora del cambio de pañal, para luego volver a quedar sumidos en el sueño más provechoso para sus pequeños organismos.

El sueño de los bebés a partir de las 6 semanas

Entre las 6 y las 8 semanas, los bebés duermen en períodos más cortos durante el día, y más largos en horarios nocturnos, acostumbrándose a un hábito más saludable. Siguen requiriendo una alimentación cada dos a tres horas, que probablemente debas controlar durante la noche.

El sueño a partir de los 4 meses de edad

Ya a partir de los 4 meses de edad el sueño nocturno podría ser ininterrumpido, de entre 8 y 12 horas. Recuerda controlar su alimentación, pues estos ciclos de sueño a menudo involucran menos alimentación y menor frecuencia en el cambio de pañales, pudiendo así ocasionar irritaciones y sarpullidos, además de molestias durante las horas despierto.

Creando hábitos de sueño en los bebés

Son los mayores quienes deben enseñar e incorporar los ciclos de sueño adecuados. Los recién nacidos y hasta las 4 semanas, aproximadamente, no deberían permanecer despiertos durante más de dos horas. Hacerlo provocaría un cansancio extremo, que el pequeño aún no comprende como tal.

A mayor edad los niños comienzan a demostrar señales de sueño que debes detectar para poder actuar prontamente en la creación de hábitos saludables. Si se frota los ojos, orejas o nuca, si notas un comportamiento algo irritable o si pierde su concentración habitual, debes llevar al bebé a su siesta o sueño de inmediato.

A la hora de dormir, es mejor acostumbrar al bebé a la oscuridad y el silencio. Esto irá enseñándole a diferenciar el día y la noche: cuando el sol está arriba en el cielo podrá dormir con sonidos habituales del hogar, como las personas, la TV y las luces naturales. Durante la noche, aprende a dejarlo en oscuridad (o con una muy tenue luz auxiliar, si teme), y sin sonidos como el zumbido de la TV u otros.

"Los recién nacidos necesitan mucho descanso, pues están en una etapa de desarrollo físico y cognitivo significativa."

'

"En las primeras semanas de vida es poco habitual que los niños y niñas duerman más de tres a cuatro horas seguidas."