El herpes genital es una enfermedad crónica producida por dos tipos de virus: tipo uno y tipo dos.

El tipo uno es el responsable del herpes labial, ese que les sale a muchas personas cuando van a la playa, tienen fiebre o mucho estrés. Sin embargo, también puede salirte si tienes sexo oral sin protección.

El tipo dos es el más común y es asintomático. Su peligro precisamente radica en que unos contagian a otros porque no saben que tienen herpes genital. Este se transmite mediante el acto sexual con personas infectadas, el virus ingresa a través de las mucosas y la piel, para alojarse en los ganglios nerviosos.