Cómo corregir un relleno muy líquido

Los rellenos nos dan la posibilidad de elaborar comidas rápidas y nutritivas como tartas, empanadas o pasteles. La variedad que podemos elaborar es muy grande, todo dependerá del gusto de los comensales, o como pasa en la mayoría de los hogares, de lo que encontremos en la alacena o la heladera.

Pero un error de cálculo puede llevarnos a preparar un relleno demasiado jugoso, que nos llevará indefectiblemente a un mal resultado en la presentación y elaboración del plato elegido

Si el relleno te ha salido demasiado jugoso, hay una solución muy simple para remediar este pequeño inconveniente.

Agrega algunas cucharadas de germen tostado, germen de salvado o pan rallado al relleno. Éste absorberá el jugo sobrante y el relleno estará listo para ser usado.