Cómo es la copa para el vino

  • El vino debe ir acompañado de una copa que resalte sus virtudes, como por ejemplo una copa que se estreche en la parte superior para que el vino pueda desplegar sus aromas.
  • Cuanto más amplia la copa más espacio poseen las moléculas aromáticas para concentrarse.
  • Para apreciar el color, será necesario una copa de cristal lo más fino posible, liso y transparente cuyo pie sea lo suficientemente largo como para que se la pueda sostener sin tocar el cáliz, para que no se caliente el contenido al agarrar la copa.
  • Al momento de servir el vino, si este es tinto, la copa solo se llena dos tercios de su capacidad, y si es blanco un poco menos, para que no aumente su temperatura en la copa.