Propiedades de la vitamina B1

La vitamina B1 o tiamina, presente sobre todo en harinas, cebadas y levaduras, favorece el apetito, combate el estreñimiento, y ayuda al buen funcionamiento del aparato digestivo, entre otros beneficios.

"Algunos alimentos que contienen vitamina B1 o tiamina, son la avena, cebada, papas, espárragos, hígado, arvejas, lentejas, pan blando e integral, y harina de soya."

Te puede interesar: Cómo consumir vitamina B

Tiene un gran efecto sobre el corazón, se ha comprobado que la falta de tiamina en la alimentación baja los latidos del corazón de 72 por minuto, a 40 o 50.

La tiamina actúa en el organismo para lograr la combustión perfecta de los azúcares. La vitamina B1 es necesaria para el sistema nervioso, porque éste es el primero que sufre por la presencia de los ácidos pirúvico y láctico, que deja la combustión incompleta de los azúcares. De ahí la irritabilidad que se manifiesta en cuanto empieza a faltar la tiamina.

Como el cerebro, los nervios y los músculos del corazón necesitan una provisión continua de energía, es natural que estos órganos sean los primeros afectados por la falta de tiamina.

Consumo de vitamina B1

  • La dosis necesaria de tiamina para un adulto promedio, es de 1,5 a 2,5 miligramos diarios. El niño necesita por lo menos medio miligramo a los 6 meses, y esa cantidad irá aumentando hasta llegar a 2 miligramos a los 12 años.
  • Las embarazadas requieren 2 mg. durante el primer cuatrimestre, 4 mg. durante el segundo cuatrimestre, y 5 mg. el último mes. Mientras amamanta, precisa 3 mg. por día.
  • Obtener estas cantidades no es fácil, y más teniendo en cuenta que la vitamina B1 es soluble en agua, por lo que la tiamina se diluye en el líquido de cocción si no se aprovecha este líquido.
  • La vitamina B1 se encuentra en: maní y leguminosas; en los cereales, está en la envoltura y el germen. También se encuentra en la levadura de cerveza, que además tiene hierro, proteína y otros.
  • Otros alimentos que contienen tiamina son la avena, cebada, papas, espárragos, hígado, arvejas, lentejas, pan blando e integral, y harina de soya.