Cómo conservar la piña o ananá

La piña o ananá es un fruto tropical, delicioso, refrescante, fuente de vitaminas y minerales y un regalo para el paladar de todos.

Cómo conservar la piña o ananá
Presiona aquí para escuchar esta nota o continúa leyendo...

Consejos para conservar la piña o ananá

Luego de haber comprado la piña en su punto justo de maduración, para poder disfrutar a plano de su sabor y textura debemos conservarla correctamente. Así no perderá sus cualidades naturales.
Por eso, es necesario que tengas en cuenta los siguientes consejos.

  • La piña es muy sensible a los cambios de temperatura, por lo que es conveniente conservarla en un lugar fresco y seco hasta el momento de consumirla.
  • Es importante saber que el ananá no debe conservarse dentro de la heladera o refrigerado, ya que el frío ablanda su pulpa. Lo ideal es conservarla fuera de la heladera e introducirla en la misma un rato antes de consumirla para que esté fresca.
  • Luego de cortada, la piña se debe cubrir con un envoltorio plástico y consumirla lo antes posible, ya que si se encuentra en su punto justo de maduración, pierde sus jugos con rapidez.
Aceptar
Utilizamos cookies de terceros para ofrecer nuestros servicios, recoger información estadística e incluir publicidad. Si continúa navegando, acepta su instalación y uso. Más información.