Consejos para conservar espinacas

Lo mejor es utilizar las espinacas apenas las hemos adquirido, ya que no es aconsejable dejarlas por un tiempo prolongado dentro de la heladera o refrigerador.

Si no se va a consumir en el momento, la mejor manera de conservar las espinacas es colocándolas dentro de la heladera, en bolsas de plástico con orificios. Estos pequeños agujeros le permitirán respirar y mantenerse frescas por más tiempo.

Otra forma para conservarlas es congelándolas. Para esto solo debes blanquearlas y luego colocarlas en el freezer en bolsas o recipientes adecuados. De esta manera las espinacas congeladas se pueden guardar hasta 1 año.