La importancia del buen trato en el trabajo

El ambiente laboral es lo que distingue, entre otras cosas, la productividad y la sensación general en la oficina. Un buen ambiente propicia un trabajo más relajado, una jornada más productiva, y una mejor sensación de bienestar en todos los integrantes del lugar. Por ello, conservar un buen trato hacia los otros es de suma importancia, y podemos hacerlo siguiendo algunos puntos clave.

"No debemos tomarnos atribuciones o lugares que no nos corresponden, para lograr buen trato en la oficina con nuestros compañeros."

Te puede interesar: Cómo comportarse en la Oficina o Trabajo

Tratar a los compañeros correctamente

  • Para conservar el buen trato en la oficina, debemos actuar como nos gustaría que los demás lo hicieran.
  • Es decir, debemos ser cordiales, atentos y respetuosos de los demás. Por ejemplo, la puntualidad es una manera de demostrar este respeto: llegar a tiempo al trabajo y a las reuniones es vital para elevar el buen concepto de jefes y compañeros en la oficina.
  • A veces los chistes o comentarios que hacemos sin malas intenciones, resultan un agravio que perjudica nuestra relación laboral con el resto de los trabajadores.
  • Debes ser respetuoso y compasivo con todos, si es que quieres que lo sean contigo. Esto incluye los insultos, los apodos, o incluso el volumen de tu voz en la oficina.

Ser respetuoso en el lugar de trabajo

  • No debemos tomarnos atribuciones o lugares que no nos corresponden. No te sientes en el escritorio de alguien más, a menos que ese alguien te lo solicite. En la cafetería, pregunta si el asiento que piensas usar está disponible antes de tomarlo, y en las reuniones reserva la cabecera para el líder de la situación.
  • Siempre procura respetar el espacio vital de los demás, y si compartes el escritorio, se equitativo con el espacio, dividiéndolo al medio con una línea imaginaria.
  • Aunque pases horas en la oficina, esta no será tu living. Para un buen trato debes vestir siempre adecuadamente, bien abotonado aunque haga calor, y aunque estés cansado, no te quites los zapatos.
  • Si usas maquillaje, retócalo en el baño y no en tu escritorio, al igual que el perfume, el desodorante u otros rituales de belleza e higiene. Mantiene una buena postura, aunque relajada, ¡pero no te tires a dormir la siesta sobre la mesa!.
  • Con estos simples puntos, vas a elevar el respeto y la cordialidad en la oficina y en cualguier lugar de trabajo, y vas a notar que, en poco tiempo, el ambiente y la relación con tus compañeros será más agradable, cómodo y productivo.

"Para conservar el buen trato en la oficina, debemos actuar como nos gustaría que los demás lo hicieran."