Ventajas de Tomar Apuntes en Clases

Ser estudiante universitario es un enorme compromiso que demanda esfuerzo y responsabilidad con la carrera profesional que hemos elegido. Por eso, es importante recurrir a una serie de técnicas para tomar apuntes en clases y no perderte de ningún detalle.

Te puede interesar: Cómo tomar apuntes rápido

Es que los apuntes son un material de estudio necesario para la formación de estudiantes universitarios, destacando aspectos, ideas y conclusiones que se obtienen durante una conversación en el aula.

Hay muchas razones para animarte a tomar apuntes. Puede que al principio te cueste acostumbrarte al ritmo y la exigencia de una cátedra, pero con el paso del tiempo podrás adaptarte al modo y metodología de enseñanza.

Además de escribir mucha información relevante, los apuntes son un modo de orientar el camino estudiantil, detectando fragmentos relevantes de un libro, así como otros puntos clave que te servirán para futuras evaluaciones.

"Cuando tomes apuntes en clases, intenta hacer un resumen con tus propias palabras para evitar confusiones."

Para sacar el máximo provecho a tus anotaciones, a continuación te explicamos cómo tomar apuntes de forma correcta:

Apuntes escritos por el profesor

Como decíamos anteriormente, los profesores son los responsables de encaminar el contenido de un programa hacia el cumplimiento de los objetivos de cada unidad. Por ello, es indispensable anotar todo aquello que el docente considere necesario. Hablamos de apuntes en la pizarra, frases interesantes, o citas textuales que se van mencionando en el aula. En algunos casos, basta con escuchar el tono de voz, mirar los gestos y la expresión corporal para deducir que estamos ante uno de los puntos clímax de la clase.

También es bueno tomar apuntes sobre recomendaciones de libros y bibliografía complementaria para leer desde casa. Todo lo que represente un aporte a nuestra carrera merece ser escrito en papel.

Cómo hacer anotaciones en clases. Consejos para tomar apuntes durante la clase. Aprende a tomar apuntes en clases.

Tomar apuntes es guardar información valiosa que te servirá para seguir creciendo como profesional.

© Depositphotos.com/zeffss

Usa tus propias palabras

Uno de los errores más comunes entre muchos estudiantes universitarios pasa por una omisión de los contenidos que se apuntan en clase, es decir, hacen una copia textual de todo lo que se habla sin comprender absolutamente nada.

Si tienes dudas sobre la explicación, no temas en hacer las preguntas del caso, de manera tal que puedas entender la idea principal. Luego, intenta hacer un resumen con tus propias palabras para evitar confusiones.

Si escuchas una palabra o término nuevo, toma nota en clase para buscar su significado en otra ocasión. Además de enriquecer nuestro vocabulario, también estamos comprendiendo las cosas que leemos.

Organiza tus apuntes

Es probable que durante la clase salgan a la luz un ventanal de buenas ideas, así que procura recopilar todos los datos que puedas para reorganizar el contenido desde una nueva hoja en limpio. También puedes hacer mapas mentales que disminuyan la complejidad de una materia.

Para no entremezclar tus apuntes personales, usa marcadores y bolígrafos de varios colores que puedas diferenciar con facilidad. Los ajustes de numeración, viñetas, sangría y guiones son recursos muy válidos para una esquematización más precisa.

"Recuerda tomar apuntes sobre recomendaciones de libros y bibliografía complementaria para leer desde casa."

Si quieres guardar tus apuntes, recuerda que hay opciones para digitalizar todo el contenido y enviar directamente a los servicios de almacenamiento en la nube. De este modo, puedes crear una copia de seguridad que nunca se perderá.

Tomar apuntes de la clase es guardar información valiosa que te servirá para seguir creciendo como profesional. No dudes en implementar la técnica que mejor te funcione.