Consejos para lavar la ropa de manera efectiva y ahorrar en el uso del lavarropas

El lavado de la ropa tiene sus secretos, no sólo para quitar las manchas y cuidar las prendas; la tarea eficiente también nos permiten ahorrar.

Tandas de lavado más eficientes con pequeños consejos

Consejos para lavar la ropa de manera efectiva y ahorrar en el uso del lavarropas
Recuerda dar un mantenimiento adecuado al lavarropas, para alargar su vida útil y ahorrar en su uso.

El uso adecuado del lavarropas nos permite ahorrar

La tanda de lavado puede ser mucho más efectiva, si tan sólo ponemos en marcha algunos pequeños trucos y consejos que nos permitirán ahorrar recursos e insumos. Por ejemplo, el primer truco es llenar adecuadamente la capacidad del lavarropas.

No debemos colocar demasiada ropa dentro del tanque interno, ni tampoco colocar de menos. Por lo general, cuando ponemos la ropa sucia dentro del tanque, debe quedar al menos un tercio del espacio libre. Si queda más de la mitad, conviene demorar la colada hasta tener más ropa por limpiar. Si la colada es de poca ropa, determina el programa del lavarropas para “media carga”. Esto hará un consumo energético menos forzado (y más adecuado) del motor y del rotor.

Determina, también, la temperatura óptima para el lavado, de acuerdo al tipo de telas y a la suciedad en la colada. Para limpiar la ropa de uso diario, por ejemplo, una temperatura de lavado de 30°C a 40°C será suficiente, aunque no muchos conocen este dato. Para ropa y telas con más suciedad o con manchas rebeldes, puedes llevar la temperatura de lavado hasta a 80°C. Más de esto sería inútil, ya que propiciaría mayor gasto con iguales resultados.

El detergente, el suavizante y el producto de prelavado o quitamanchas también deben ser adecuados. No utilices más de lo que el fabricante te ha indicado, y siempre sigue los consejos de lavado de cada marca. Colocar demasiado detergente de lavado produce más espuma dentro del lavarropas, lo que exige más cantidad de agua y más tiempo de funcionamiento del motor y, con ello, más gastos en el enjuague.

El secado de la ropa es tan importante como el lavado. Si secas tu ropa al sol y al aire libre, en lugar de utilizar el secador de ropas centrífugo, no sólo te evitarás el consumo energético, sino que además no necesitarás colocar rocío aromático a tus prendas. Los aromas de humedad desaparecerán, y la limpieza será incluso más adecuada, ya que la luz solar elimina bacterias que el lavado y el secado mecánicos no logran eliminar.

Mantenimiento del lavarropas

Finalmente, recuerda dar un mantenimiento adecuado al lavarropas. Revisa el filtro de desagote una vez al mes, retirando las posibles suciedades (pelusas, hilos, cabellos y demás) para permitir un funcionamiento menos forzado del artefacto. También limpia el depósito de detergente para quitar restos de producto y de sarro, lo que te permitirá utilizar sólo la cantidad adecuada, sin gastar de más. También evita riesgos y accidentes, desenchufando o desconectando el lavarropas cuando esté fuera de uso, y manteniéndolo cubierto por una funda o sábana cuando te ausentes de tu hogar por algunos días.

"Para un adecuado uso del lavarropas, no debemos colocar demasiada ropa dentro del tanque interno, ni tampoco colocar de menos."

'