Cómo comprar un microscopio

Antes de comprar un microscopio, ten en cuenta primero la función que le darás, y en base a eso habrá otros detalles a tener en cuenta.

Cómo comprar un microscopio

Cómo comprar un microscopio
Cómo comprar un microscopio

Para que sirven los microscopios

Los microscopios son elementos que pueden ser la diferencia entre una teoría y una confirmación. Son elementos de estudio y análisis muy útiles para ampliar nuestros conocimientos sobre un área específica de nivel científico, ya sea en asignaturas escolares o cátedras universitarias como química, biología y otras, o también para profundizar un conocimiento que exploremos como actividad recreativa.

Consejos para comprar un microscopio

  • No todos los microscopios son iguales. Los hay de diversos tipos, y con distintas finalidades de uso. Como primera distinción general, podemos diferenciar el microscopio simple del óptico. El óptico utiliza lentes y rayos lumínicos para la observación, mientras que el primero utiliza sólo lentes de aumento.
  • Luego, podemos distinguirlos según su funcionalidad o modo de acción. De este modo, podemos destacar los tipos de microscopio confocal, los de rayos ultravioleta o fluorescentes, los petrográficos o de polarización, los de campo oscuro, los de contraste por fases (adecuados para el análisis de células vivas ante todo), los de fuerza atómica, y también los microscopios electrónicos, que utilizan electrones en lugar de fotones (luz visible) para el análisis de observación, como lo hacen también los microscopios MET o los SEM, entre otros.
  • Como vemos, hay una grandísima variedad de microscopios de entre los cuales se puede optar. Para definir el que más convenga, debemos conocer su función apropiada, y también algunos de los detalles y características básicos. Por ejemplo, el microscopio puede ser monocular o binocular, es decir, con uno o dos lentes de observación. El primero será más apropiado para el uso corto e inmediato, mientras que el segundo es mejor para observaciones más prolongadas, ya que exige menos nuestro sistema de visión.
  • Al momento de comprar un microscopio, lo mejor es asesorarnos con el vendedor según la función. Entre los más simples y habituales, podemos distinguir entre microscopios biológicos (por ejemplo, para la observación de células vivas, tejidos, fluidos y otras semejantes), y microscopios estereoscópicos (de observación tridimensional, adecuado para el análisis de elementos o cuerpos sólidos opacos, minerales o vegetales).
  • También debemos prestar atención a detalles como el nivel de aumento (comúnmente se eligen de 10x a 20x, según la función que le vayamos a dar), y al tipo de iluminación y su enfoque (si es incidente -desde abajo-, trasmitida -desde arriba- o doble).