Cómo Comprar en el Free Shop

Tips para hacer compras en el free shop. Cómo comprar productos en el free shop. Claves para hacer compras en el duty free

Comprar productos en el Duty Free es una gran tentación, pero no siempre es más barato.

© Depositphotos.com/paulprescott

Las tiendas denominadas Free Shop o Duty Free son una gran tentación, sin embargo, no siempre es un buen negocio comprar allí. Aquí te damos algunos tips antes de adquirir productos en estos locales.

Compras en el Free Shop, esa Divina Tentación

Muchos viajeros aman hacer compras en el Duty Free y otros odian estas tiendas porque gastan una gran suma de dinero que podrían aprovechar para otras cosas en su viaje. Hasta existen turistas que llegan mucho más temprano al aeropuerto sólo para tomarse el tiempo necesario e ir a comprar alguna cosa en estos locales.

Nadie puede negar que es una gran tentación. Los perfumes, las cremas, la ropa, los alimentos... todo es llamativo y lo queremos. Pero, atención, no es cuestión de quedarse en bancarrota ni pagar exceso de equipaje por adquirir artículos que no vamos a usar o que no necesitamos. Por eso, sigue estos tips para comprar sin lamentos.

Productos que más se compran en el Free Shop

Uno de los productos más buscados en estas tiendas son los tecnológicos, como  portátiles, móviles o tablets, ya que los descuentos suelen ser interesantes. Pero antes de adquirirlos es importante verificar que ofrezca un software apto para el país donde vivimos. Presta atención al voltaje, porque en Europa se usan 220 voltios y en varios países de América sólo 110. Si tiene alguna falla el equipo, puede que la garantía no se haga cargo al haberlo retirado del país donde se compró.

Los productos que más se adquieren son los perfumes. Puede haber descuentos de hasta 20 dólares en marcas importantes. Lo bueno es que no tiene riesgo alguno, aunque para ingresar al avión un personal de la tienda debe llevarlo en una bolsa cerrada y entregártelo una vez que hayas subido.

"Antes de comprar en un Free Shop debes prestar atención al producto, comparar los precios y tratar de adquirir lo que no se consigue cerca de casa, o que cuente con una promoción interesante."

Te puede interesar: Cómo comprar en una liquidación

En algunos te ofrecen como servicio adicional hacer la compra, guardarla en la tienda y pasarla a retirar al regreso. Esto es bueno si vamos a realizar un viaje extenso, por ejemplo con muchas escalas, o si hemos comprado cosas en el aeropuerto de nuestra ciudad.

Otros de los artículos más populares que se adquieren en el Duty Free son las golosinas (chocolates), cigarrillos y bebidas alcohólicas. No suelen tener una gran diferencia económica si la marca también se consigue en el país de origen, pero en el caso de las bebidas, por ejemplo, el whisky o el vodka importado, puede llegar a tener una rebaja de hasta 10 dólares por botella.

En el listado de objetos para comprar en el Duty Free no deben faltar aquellos que no se venden en donde vivimos. Las marcas o productos extranjeros vale la pena comprarlos si nos gustan mucho. Por ejemplo, ropa interior, delicatessen, golosinas, etc.

Tips para comprar productos en un Free Shop

Antes de sacar el dinero o la tarjeta de crédito, es importante echar un vistazo al sitio web oficial del Free Shop, para poder conocer los precios vigentes y sobre todo, los descuentos y promociones. Es muy frecuente encontrar paquetes “2 X 1” en artículos con poco stock o fuera de temporada. También podrás consultar si existen planes para pagar con tarjetas de crédito sin interés o con descuentos. Si abonarás en efectivo, es importante saber qué monedas aceptan y el tipo de cambio (dólares en todos lados, euros en algunos y otros billetes regionales o locales también, pero siempre pregunta antes).   

Cómo comprar en el duty free. Es más barato comprar en el free shop? Ventajas de comprar en el free shop

Recuerda que el precio indicado en su mayoría es en dólares, por lo cuál deberás hacer la conversión correspondiente a la moneda de tu país.

© Depositphotos.com/tomasz_parys

Ahora bien, pareciera que este sitio es el paraíso, que podemos comprar de todo sin problemas y que tendremos a disposición todo tipo de objetos importados y asequibles. Bueno, no todo es “color de rosa”, ya que a veces no nos damos cuenta y compramos sólo por el simple hecho de ver un artículo exhibido en los escaparates.

Para evitar tentarte tendrás que controlar el impulso de comprar “por comprar”. Si hay algo que realmente queremos adquirir de antemano, bienvenido sea. Pero, el “voy a entrar para ver si encuentro alguna oferta interesante” es muy peligroso, porque terminarás comprando cosas que no necesitas.

Analiza bien los precios antes de comprar. Puede que te llamen la atención ciertos productos, pero no siempre son más económicos que en otras tiendas. No compres lo que puedes conseguir en un mercado al llegar a destino, así como tampoco cosas que adquieres en tu ciudad. Las excepciones son los precios: si existe una buena promoción con un descuento que vale la pena, es un “permitido”.

Las tiendas Tax Free o Duty Free no aplican impuestos ni tasas nacionales o locales, por ello es que la gente considera que son más baratas que otros negocios. No te dejes engañar por esas creencias y presta mucha atención a lo que estás comprando. Recuerda que el precio indicado en su mayoría es en dólares, por lo cuál deberás hacer la conversión correspondiente a la moneda de tu país. Una vez que estés 100% seguro de que vale la pena adquirirlo, colócalo en el carrito.

"Las tiendas Tax Free o Duty Free no aplican impuestos ni tasas nacionales o locales, por ello es que la gente considera que son más baratas que otros negocios... pero no siempre es así."

Y por último, no quieras atiborrarte de mercancías apenas llegas al aeropuerto. Puedes echar un vistazo para tener en mente los precios aproximados y cuando tu estancia termina, si realmente no encuentras ese artículo más asequible en otro sitio, recién allí cómpralo al regresar a casa.

Antes de hacer compras en un Free Shop es necesario prestar mucha atención al producto, comparar los precios y tratar de adquirir lo que no se consigue cerca de casa o que cuente con una promoción interesante.