Consejos para Cocinar los Ravioles

Los ravioles pueden tener muchas variantes en su relleno, pero al momento de cocinarlos el método es muy similar. Aprendamos algunos secretos para disfrutar ravioles en su punto justo.

82% de votos positivos

Cómo Cocinar los Ravioles

También conocidos como "ravioli", son una de las pastas más sabrosas de la gastronomía italiana. En esta nota te contaremos algunos secretos para cocinar ravioles. Si estás buscando hacerlos en casa, te recomendamos esta receta para hacer ravioles de espinaca.

Plato de ravioles caseros con salsa

© Depositphotos.com/denio109

¡No los cueles!. Lo mejor es retirar los ravioles con una espumadera, escurriendo el agua, y depositándolos con cuidado sobre el plato.

Los pasos para prepararlos son los siguientes:

  1. 1 Elige una olla grande y espaciosa, y completa con agua. Calcula un litro cada 70 gramos de ravioles, aproximadamente.
  2. 2 Añade una cucharadita de sal por cada litro de líquido. No agregues aceite ni mantequilla.
  3. 3 Lleva al fuego hasta romper hervor, y cuando entre en ebullición, retira la tapa.
  4. 4 Coloca los ravioles de a uno y sin salpicar, para que no se peguen entre sí.
  5. 5 Cocina destapado para evitar que se vuelque.
  6. 6 Cuando todos los ravioles floten sobre la superficie y tengan un color blancuzco y parejo, estarán listos para comer. Puedes hundirlos para corroborar que vuelvan a flotar.
  7. 7 No cueles la pasta. Lo mejor es retirarla con una espumadera, de a dos o cuatro ravioles, escurriendo el agua y poniéndolos con cuidado sobre la fuente. Agrega mantequilla, aceite o un poco de salsa en la base.

Tips para cocinar los mejores ravioles

Los ravioles, como cualquier pasta, necesitan de buen espacio a la hora de cocinar. Elige una olla grande y espaciosa para evitar que se encimen unos sobre otros durante la cocción. Una olla baja aunque amplia será mejor que una alta.

El único caso en que se permite una olla más angosta es la pastaiolla, que esta compuesta por tres piezas: una externa, una interna perforada (como un colador) y una tapa. Se cocina colocando las pastas dentro del recipiente interno y se sumergen en la pieza externa, para retirar con todo y olla cuando esté lista la cocción.

Sea cual fuere el relleno de los ravioles, es imperativo que queden bien cerrados, aunque te pueden servir estos trucos para evitar que se abran.

Si los compras ya hechos, asegúrate de colocarlos en la nevera antes de la cocción.

Cómo se hacen los ravioles

Los ingredientes para preparar ravioles caseros y otras pastas rellenas los encuentras aquí.

Básicamente, debes hacer la masa y estirar bien fino. Coloca una plancha lisa sobre la mesa enharinada, y humedece la masa que queda sin relleno.

Luego, coloca el relleno en porciones, y por encima la masa superior, presionando con los dedos para sellarla bien, desde un extremo al otro. Ve retirando el aire que queda atrapado entre las masas. Presiona también sobre el relleno, para evitar que haya burbujas que pudieran romperse en la cocción.

Por último, espolvorea con harina y lleva unos minutos a la nevera, para enfriar la masa y lograr una cocción bien pareja en toda la plancha.

Cómo cocinar ravioles fritos

Una opción agradable para quienes no gustan de las pastas es hacer ravioles fritos o al horno. Para ello, calienta una cantidad suficiente de aceite limpio y nuevo, y cuando haya tomado buena temperatura, agrega los ravioles bien enharinados y de a uno, con cuidado de no salpicar. La pasta se inflará y comenzará a tomar un color dorado.

Cuando los notes crocantes y dorados, retira suavemente con una espumadera seca y limpia, y coloca sobre papel absorbente de cocina. Sirve estos ravioles fritos en platos acompañados con una salsa espesa de cebollas, ¡para untar y disfrutar!.

"Sea cual fuere el relleno de los ravioles, es imperativo que queden bien cerrados."