Cómo arreglar una puerta que roza

Con el paso del tiempo, el uso continuo o la humedad, las puertas suelen ceder un poco y comenzar a rozar, ya sea en sus laterales o contra el piso mismo.

100% de votos positivos

Puertas que rozan

La solución para evitar que la puerta siga rozando es más simple de la que imaginas.

Consejos para arreglar las puertas que rozan

  • Lo primero que debes hacer es pasar una tiza por todo el canto de la puerta, luego la cierras unas cuantas veces. Ahora, fíjate en el canto, en el sector o punto en donde haya desaparecido la tiza, este es el lugar exacto en donde roza la puerta.
  • Como ya tienes identificado el lugar del problema, solo tienes que cepillar esa zona para solucionar el inconveniente. Lo mejor es hacerlo con una lijadora o un cepillo de carpintero.
  • Si no tienes cepillo, también puedes utilizar una lija común, obviamente que tardarás un poco mas y el trabajo será un poco mas arduo, pero nada se comparará a la satisfacción de abrir y cerrar la puerta sin sentir el molesto ruido del roce. La posición mas cómoda para lijar será desmontando la puerta y colocándola sobre una mesa o caballetes
  • Si la puerta roza contra el piso, antes de lijarla puedes probar colocar una pequeña arandela en cada bisagra (claro que para esto debes sacar la puerta antes y luego volver a colocarla). A continuación prueba si funciona bien, y si continua rozando en algún lado tendrás que proceder a lijar.

"La solución para evitar que la puerta siga rozando es más simple de la que imaginas."